Quidditch: la magia llega al deporte

Suena el silbato y el árbitro grita: «ha atrapado a la snitch. Los jugadores del equipo victorioso corren a un mismo punto dejando los aros a uno y a otro lado, los jugadores que estaban en el banquillo corren al campo a celebrar con sus compañeros. Con esto llega a su fin el partido y se dejan las escobas olvidadas en el campo. No hablamos de otra cosa que del Quidditch.

El Quidditch muggle se aleja de la ficción y de Harry Potter para proclamarse como un deporte más, lleno de contacto físico y tácticas. Este deporte, aunque no demasiado conocido, no es tan nuevo. En EEUU se lleva practicando desde hace ya más de diez años; en Inglaterra es deporte federado y se celebran campeonatos mundiales, europeas y de muchos otros tipos.

Es un juego mixto que obliga a interactuar con personas de otro género y a aprender a jugar en equipo, acabando así con las diferencias sexistas que existen en otros deportes. Es un juego complejo que confunde al espectador cuando no conoce el deporte, ya que en el campo siempre hay un mínimo de cuatro pelotas  y los jugadores tienen diferentes posiciones.

Juego de Quidditch

En primer lugar, encontramos al cazador. Hay 3 cazadores en cada equipo y juegan con la quaffle, una pelota que tienen que introducir en los aros del contrincante. Cada campo tiene 3 aros que dan al equipo que ha colado la pelota en los mismos 10 puntos.

En segundo lugar, el guardián. Su función es equivalente a la de un portero en fútbol. Tienen que proteger los aros aunque también pueden apoyar a los cazadores.

Existen dos golpeadores en cada equipo. Estos interactúan con las bludgers, llevando a cabo un juego parecido al balón prisionero (o quema), se encargan de noquear a los contrincantes. En el campo siempre hay tres bludgers, por lo que un equipo siempre tiene la ventaja, pues poseen dos mientras que el otro equipo solo tendría una.

Finalmente nos encontramos con los buscadores, uno en cada equipo. Estos salen un minuto después de que salga la snitch y deben atraparla. La snitch sale en el minuto dieciocho y por gracioso que parezca, es una persona vestida de amarillo y hay que atrapar su pelota -le cuelga del cinturón-. El juego finaliza cuando se consigue atrapar a la snitch, otorgando 30 puntos al equipo que la ha atrapado, ¡aunque eso no siempre quiere decir que gane!

Malaka Vikings

El equipo malagueño los Malaka Vikings surgió hace ya casi dos años. Está formado por un grupo de jóvenes que apasionado por este creciente deporte, tanto es así que viajan a otros países para competir. Recientemente algunos jugadores del equipo fueron a Frankfurt para jugar en el mundial de Quidditch; meses antes asistieron a la «Champions del Quidditch» en Italia y así sucesivamente. Han llegado a quedar terceros de España y pronto celebrarán en Ronda la Segunda Copa Andaluza. Todo aquel interesado es bienvenido a entrenar con ellos en el césped situado al lado del McDonalds de Teatinos.

Los jugadores están en el campo, todos miran hacia delante concentrados en qué pelota deben atrapar cuando comience el juego, pensando cómo ganar mientras esperan la señal de los árbitros: “Tres, dos, uno… ¡Escobas arriba!

Juego de Quidditch

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *