El Muro: ejemplo de perseverancia en tiempos del Covid

El Muro es un bar independiente del centro de Málaga, situado en la calle Nosquera. Tan independiente que podría decirse que era uno de los pocos que ofrecía un ambiente alternativo en la noche malagueña cuando se podía salir, beber y sociabilizar sin la preocupación de llevar la mascarilla bien puesta. Ahora está resistiendo, como otros tantos bares de Málaga, el embate que el Covid sigue asestando con fuerza.

Fomentar el consumo local es esencial, si queremos encontrar una ciudad parecida a la de hace unos meses, cuando ni podíamos imaginar que lo que ahora ocurre podría pasar, y este es uno de los lugares que hacen del paisaje urbano malagueño lo que es.

Hoy Francisco Riofrío, dueño de El Muro, contesta a una entrevista en la que explica cómo es el presente de su negocio.

 

 ¿Cómo es llevar un bar en una de las mayores pandemias mundiales de los últimos cien años?

Respuesta corta: Complicado. Respuesta larga: El no poder servir en barra y los protocolos nos hacen ir más lentos (aunque lo de desinfectar las mesas entre clientes, por muy coñazo que sea, quizás debería haberse hecho siempre). Somos un bar pequeño por lo que nuestro aforo se ha reducido aún más significativamente, y las restricciones horarias han hecho que los ciclos de los clientes se “aprieten”, así que suele llegar todo el mundo a la vez y te ves diciendo a clientes que no los puedes servir. Hemos tenido que ajustar los precios a esta situación porque los gastos fijos siguen igual. Algunos, como el recibo de autónomos, incluso han aumentado. Hay quien no lo ha entendido o no lo ha querido entender, y a veces entristece, pero muy mayoritariamente la clientela se está siendo muy colaborativa, muy comprensiva, y un enorme apoyo.

 

El Muro bar independiente

El Muro abre para desayunar, así es la adaptación.

 

¿Qué es lo que, según tu experiencia a lo largo de estos meses, podría hacerse mejor desde las instituciones para proteger a los dueños de negocios y hosteleros del centro de Málaga?

Que estén bien preparados hospitalariamente. De verdad, espero que lo estén. Al final es lo que determina a cuantas restricciones somos sometidos.

 

¿Por cuánto tiempo ves que pueda ser sostenible esta situación?

Pues depende de cada caso, supongo. Esta situación hace las desigualdades más evidentes. Por desgracia pienso que va para largo, al menos en el concepto de “largo” que puede entender una gran parte de la población que tiene que vivir prácticamente al día. Toca mantener la cabeza fuerte y los ojos abiertos.

 

 

En la entrevista que te han hecho en el Diario Sur leía que no habías recibido ningún tipo de ayuda gubernamental, como supongo que multitud negocios. ¿Qué harías para revisar esta situación?

No voy a entrar en tecnicismos ni en burocracias, ya que esto te lo puede responder muchísima gente mejor que yo. Estaría bien que tener a la gente contratada sus horas y con un sueldo todo lo justo posible no penalizara tanto a nivel de impuestos, por ejemplo. Que las cuotas de autónomos fueran proporcionales a los ingresos. Lo ideal es no tener que llegar a las ayudas, se debería conseguir que el rendimiento del trabajo fuera mayor para los pequeños negocios y los oficios. ¿Cómo? Hay gente que estudia para eso, ¿no?

 

¿Qué ha supuesto el cambio de horario tanto para ti como para tus clientes?

Yo abría el bar a las ocho, ahora lo cierro a las seis. Estoy en otro mundo. Supongo que no seré el único.

 

La identidad de Málaga está conformada no solo por El Pimpi, El cine Albéniz o El Teatro Cervantes, ya que bares como El Muro conforman esa identidad cultural y social, ¿por qué crees que las instituciones malacitanas desdeñan esa realidad?

Personalmente, no tengo ningún interés en que El Muro sea institucional. Las instituciones, como la tierra, para el que las trabaja. Me gusta hacer en mi esquina las cosas como creo que hay que hacerlas, sin causar ningún perjuicio a nadie y ganarme la vida con ello. Si consigo que más gente pueda vivir de mi negocio, mejor para todos.

 

Equipo del Orumle

 

La semana pasada terminaba con la noticia del cierre de Orumle, ¿es un cierre definitivo o temporal?

El local de calle Beatas ha cerrado definitivamente. El concepto era una extensión de El Muro. Me pongo ñoño y lo explico fácil: vive en nosotros. Ese tipo de espacio ahora mismo es ilegal, ni más ni menos. Algo haremos cuando se pueda.

 

La respuesta de la gente ante el cierre de Orumle se ha visto en las redes. También se vio en su momento que tienes unos clientes excepcionales por la respuesta que dieron ante el crowdfunding que hiciste, ¿qué haces para tener un público tan entregado? ¿Crees que tu entrega es lo que hace que tu público sea excepcional?

Me gusta pensar que es porque se lo han pasado bien en El Muro. Hemos hecho más cosas que los Simpson: hemos tenido dos bodas que han acabado en el bar que fue una funeraria, nos hemos comido las primeras citas de media Málaga, hemos apoyado muchísimos proyectos personales de una forma u otra, porque nos sale así. También hemos vivido muchas situaciones absurdas: hemos mezclado Rosalía con Motörhead y tenía sentido, hemos metido un Venus de escayola de tienda de pintura con una cabeza impresa en 3D en una exposición, nos demandó una multinacional. Con todo ello nos hemos reído muchísimo.

 

Me ha sorprendido tu capacidad de reinvención día a día, ¿qué tienes pensado para las próximas etapas?

Monté un local orientado al baile y prohibieron bailar. Así que, como decía mi abuelo: “donde caiga el burro, ahí se le dan los palos”. Que lo disculpe el movimiento animalista, era un hombre de su tiempo.

 

El Muro bar independiente

Expresso Martini, nueva incorporación de El Muro para las sobremesas.

 

Llevamos mascarillas por la calle, y nos estamos sometiendo a diferentes reglas por el bien común. Ahora, además de llevar mascarilla, también sirves cafés, sándwiches y tartas por las restricciones horarias, ¿cómo llevas esa pérdida de libertad en la gestión de tu negocio?

Pues manteniendo la cabeza fuerte y los ojos abiertos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *