De cervezas con The Loud Residents, quienes nos hablan de su última gira y de la cultura malagueña

Portada por Marina Guadix y Álvaro Martín (Mosh)

The Loud Residents vuelven a Málaga después de recorrerse unos cuantos kilómetros con su primer LP de estudio recién sacado, The Last Teenage Party. Un disco que recoge a la perfección esas noches infinitas en tu bar favorito de la ciudad y que marca una nueva línea de salida para el grupo, afrontando con madurez un nuevo sonido que consigue darle identidad y definir su nueva formación. Hablamos con Sixto, Carlos y Javi, último miembro en incorporarse, sobre dibujos animados, primeras experiencias y sobre la alarmante situación que envuelve actualmente a nuestra ciudad, Málaga.

Empezamos.

 

 

The Loud Residents

Imagen por Alba Cantero

 

 

La formación ha cambiado mucho desde que empezasteis. ¿Veníais cada uno con referencias musicales diferenciadas o ha sido todo paz y amor? ¿Ha sido difícil encontrar vuestro sonido y darle cierto empaque al álbum? 

Sixto: Ha habido mucho cambio de formación, sí. Un cambio de formación siempre viene por algún motivo, muchas veces de fuerza mayor, como en nuestro caso. Manolo se iba del grupo y Alfonso no tenía tiempo para tocar, así que decidimos cambiar. Éramos cuatro y después del disco fue cuando vino Javi. Cuando seleccionas una formación nueva todo es relativamente sencillo porque ya sabes con quién tocas, y más una banda como nosotros que ya sabíamos lo que íbamos a hacer. Es una banda que no ha empezado desde cero, así que hay poco espacio para la pelea, porque ya sabes a lo que vas. En el proyecto estábamos Juan y yo, que llevamos mucho tiempo trabajando juntos, y al haber dos miembros originales ya había cierta dinámica e inercia.

 

Os voy a preguntar por las influencias no musicales del disco, es decir: series, películas, lugares, personajes…

Sixto: Por ejemplo, por cuestión de fotografía porque el argumento no me gustó nada, diría que la película Palo Alto, aunque el disco está ambientado de forma un tanto autobiográfica así que… Los Simpsons sobre todo. Los dibujitos de los 90, vaya, Nickelodeon.

Javi: También las películas de finales de los 80 y principios de los 90, rollo Goonies.

Sixto: Sobre todo el tema de dibujos animados, queríamos hacer un disco de canciones como Ralph que pudiesen sonar en la intro de una serie de dibujitos de Nickelodeon como Ed, Edd y Eddy, Los Rugrats y ese rollo.

Javi: Todo de lo que estáis hablando es de Cartoon Network, pero guay.

 

¿Cuál es esa última fiesta adolescente que da título al disco? ¿Hablamos de una fiesta súper épica o una fiesta de mierda que te hace darte cuenta de que esas fiestas no molan tanto como parecen?

Sixto: Es una fiesta más. Es la última por la simple razón de que llegas al día siguiente y te das cuenta de que lo ha sido.

Javi: Yo creo que la diferencia está en que cuando empiezas a tener esas fiestas las tienes como fiestas que son la hostia, y sería la primera en la que te das cuenta de que no es para tanto.

Sixto: El disco es conceptual. La cara A se llama The Party y la B The Morning. The Party habla de cuando llegas a una fiesta y el disco abre con una canción sobre política, porque es lo primero que haces cuando llegas a una fiesta, hablar de política. La segunda canción, Underwear Love, es una canción que mantiene ese espíritu adolescente; estás en la fiesta y tienes un rollo con alguien esa noche. Le sigue Still Friends, que habla de los problemas que estás teniendo en tu propio grupo de música. Y la cuarta es 20 Years Young, en la que te das cuenta de que empiezas a tener ciertos problemas. La cara B empieza al amanecer, en el autobús cuando vas a tu casa hecho una mierda por la resaca y aparte te das cuenta de que ha sido tu última fiesta adolescente, porque te das cuenta de que algo ha cambiado.

 

El otro día le pedimos a Kim Kix (AKA bigotitos) que nos diera un epitafio para el vermut-o-rama, ¿nos podéis dar uno vosotros para esas fiestas adolescentes? 

Sixto: Yo creo que hay dos epitafios. El primero sería “Esto es to…, esto es to…, esto es todo amigos”, y el segundo una cita de Panero que dice que en la infancia se vive y después se sobrevive. Yo creo que en el Siglo XXI posmodernista podría decirse que hasta la adolescencia se vive y después se sobrevive.

 

¿Qué tal vuestra primera gira como The Loud Residents? ¿Ha sido todo también paz y amor? ¿Os esperabais la acogida que está teniendo el álbum?

Sixto: Que hable Javi, que ha sido el nuevo que se ha comido la gira y puede hablar de forma objetiva.

(Sixto se reclina en su silla cerveza en mano)

Javi: Ha habido algunos altibajos, pero en general muy guay. Hemos aprendido mucho, yo creo que al final lo importante de la primera gira es eso; aprendes muchas cosas que vas añadiendo a tu experiencia personal y son aportes tanto a nivel musical como personal. Yo me lo he pasado de puta madre.

Sixto: Con altibajos, siendo honestos, nos referimos a llegar a Talavera de la Reina y vender tres entradas y llegar a Barcelona y vender todas las entradas. Ha sido una gira de aprendizaje. Era la primera vez que montábamos una gira por nuestra cuenta, y también hemos tocado con grupos muy guays.

Javi: Yo creo que también ha sido importante que a pesar de ser nueva formación lo que ha hecho la gira al fin y al cabo es unirnos mucho más.

Sixto: Aparte, seamos honestos con esto, ser músico es una mierda, es muy precario. Por ejemplo, el inicio de gira fue la fiesta de presentación, sold out en Málaga, nuestra ciudad, que fue increíble y sacamos mucho dinero. A eso lo hemos llamado el colchón, que es con lo que se ha pagado el resto de la gira. Han sido diez fechas, que no está nada mal para ser la primera. Hemos aprendido mucho para afrontar una gira mayor y mejor planificada. Y en cuanto al dinero, por suerte el último fin de semana hemos conseguido cubrir para acabar la gira casi a cero pérdidas. Aparte descuéntale la inversión que ha habido detrás de merchandising, lo que ha costado el disco, etc. Al final sales perdiendo, pero al final parece que hemos acabado la gira como la empezamos, lo cual no está nada mal. Sacamos varios puntos clave como Madrid, Barcelona o Zaragoza que fueron muy guays, sitios en los que fue especialmente bien.

 

 

 “Te das cuenta de que pueden traer a

todos los Space Invaders y todas las pintadas de Obey,

y lo que hacen es convertir a la ciudad en un

Burger King, al final ¿qué identidad tiene Málaga? “

 

 

 

Hablemos un poquito de Málaga. Todos sabemos que ahora mismo la situación de la que hemos venido aquí a hablar está jodida, pero quiero que me contéis cómo ha sido vuestra experiencia desde que empezasteis en 2011 hasta ahora. Cómo habéis visto la evolución de la ciudad en cuanto a lo que os toca (escena musical malagueña, música en directo, apoyo a las bandas…) También me refiero a escena nocturna, porque a vosotros no os veo mucho yendo a la Wengé.

Sixto: De esto hay mogollón que hablar. Lo primero es que cuando yo empecé tenía 15 años. Desde esos 15 años hasta que cobré cierta conciencia de que ser músico, por mucho que no le veas una retribución económica, es trabajo y hay que dignificarlo, pasó mucho tiempo, tanto para mí como para mi grupo. Entonces entiendes por qué la ciudad de Málaga se ha aprovechado bastante de nosotros, del rollo la banda jovencita de Málaga, los “niñatos” que quieren tocar. Es cierto que todos tenemos que comernos los mocos al principio, pero una cosa es hacerlo el primer año, y otra el segundo, tercero y cuarto.

Javi: Yo pienso que lo de aprovecharse viene dado a todos los grupos, independientemente de que seas banda joven. Eso pasa y va a seguir pasando. Tocas porque ellos te hacen el favor.

 

 

The Loud Residents

Imagen por Alba Cantero

 

 

Sixto: Efectivamente. Pero en nuestro caso ya tienes algo de conciencia de clase, conciencia laboral y de cómo funciona el tema. Con 15 años te ofrecen dar un bolo en cualquier sitio y te parece de puta madre, hasta que te das cuenta de que en tu primer bolo a lo mejor vendiste todas las entradas de la sala y no viste un duro. Te dan muchas oportunidades por una parte si eres una banda joven que tiene que abrirse paso, pero por otra parte nosotros tardamos cuatro o cinco años hasta dar el primer bolo en el que vimos un mínimo de pasta, y te estoy hablando aún así de una miseria. Esa es la cuestión. Lo segundo es que Málaga es una ciudad de alguna manera bastante rencorosa en la que noto, que sin hacerlo voluntariamente, se cierra en banda a las siguientes generaciones. Todas las generaciones miran por encima del hombro a la que viene después. Por otra parte, también puedo decir que los Loud Residents somos, junto a Reclusive, Altraüma, Dreyma y Alfred Larios las únicas bandas jóvenes de Málaga. Somos cada una de su padre y de su madre, con lo que es muy difícil hacer escena y muy complejo. También hay poca voluntad. Los Loud Residents cada vez nos damos más cuenta, sobre todo cuando se nos ha venido la tierra encima, al ver que Málaga se está convirtiendo en un boquete increíble. La oferta de ocio ha disminuido una barbaridad. Antes había cinco o seis bares alternativos medianamente interesantes y ahora solo hay uno, El Muro. También sigue estando el Drunk-o-rama que ahora es más un restaurante, ya que ha ampliado la oferta de su negocio. Cerró Vive le Rock, Modernícolas, Velvet, que era la única sala de conciertos. No hay ningún tipo de propuesta alternativa para los jóvenes. Por parte de las instituciones tampoco, porque también sería necesario que se incrementara. Ahora por suerte parece que en la Universidad va a haber algo con el WAU, un festival nuevo que han montado, y también con la programación del Contenedor Cultural, que cuenta con bandas locales y demás. Pero hay muchísimo por hacer y vamos para atrás constantemente. Es muy jodido ver cómo tu ciudad se va a la mierda. Te das cuenta de que pueden traer todos los Space Invaders y todas las pintadas de Obey, y lo que hacen es convertir a la ciudad en un Burger King, porque al final ¿qué identidad tiene Málaga? Llegas a Londres, o a Barcelona, o a la Cochinchina y hay un mural de ellos, de la misma forma de la que hay un Burger King. Es un centro comercial gigante, y el centro se está quedando sin cultura alternativa. La otra cultura alternativa que puede haber de forma institucional puede ser La Térmica, pero de alguna manera creo que es un espacio poco aprovechado y que en el tema musical cuenta poco con las bandas locales. También decir que la música es el eje vertebrador de la cultura en todas las ciudades, no porque sea mi gremio, sino porque al final la música genera que haya  diseñadores gráficos en torno a ello, programadores, etc. Ninguna es más importante que otra, pero al final todo el mundo va a conciertos o a los bares a escuchar música, por tanto es un eje vertebrador curioso. Málaga está cada vez más enfocada a un turismo salvaje que solo genera precariedad y culturalmente es una mierda. Lo mismo que con Space Invaders pasa con el tema de los museos en Málaga. Hay mil sedes de museos que cuestan un dineral, y ¿cuántas galerías de arte? Ocurre lo mismo. ¿Cuánto apoyo hay realmente a las bandas locales? ¿cuántas ofertas alternativas hay por la noche? Y cuando la hay, ahí tienes a la policía poniendo multas.

Javi: No solo eso, sino que cuando hay oferta cultural local, nace siempre de una oferta privada realizada por los mismos artistas locales. Lo mismo que una galería, las galerías temporales son totalmente personales.

Sixto: Está genial que haya una oferta privada y auto gestionada, pero el problema es que si tienes una sala de conciertos no puedes tener a los vecinos quejándose porque hay 5 Airbnb’s en el bloque, porque el bar de moda que va a contracorriente no te sigue el rollo y por tanto vamos a ir a muerte a por él… esto no me parece para nada democrático, al fin y al cabo la cuestión es que no te cargues la cultura alternativa.

 

Ante este panorama, ¿qué esperáis de la ciudad en un futuro?

Sixto: Sin hacer campaña de nada, que la gente vote bien, honestamente. Que tampoco sé si eso va a traer una solución, pero por lo menos para despojar a la panda del PP que tenemos en el Ayuntamiento, o propiamente Ciudadanos, ya que incluso uno de sus diputados llegó a decir que los ciudadanos del centro de Málaga deberían empezar a pensar en que no es un lugar que deba habitarse. Si el centro no es de los propios ciudadanos, ¿de quién es, del Burger King?

 

Efectivamente. Volviendo al tema de los conciertos nos queda por ahora el Onda Pasadena, en el que tocáis este viernes, 15 de junio, junto a Camellos. ¿Qué les diríais a vuestras futuras víctimas?

Javi: Camellos y Onda Pasadena, ¿hay algo más que decir?

Sixto: Traemos muchas ganas de tocar, por suerte queda el Onda Pasadena, que se arriesga a montar lo que monta y le damos las gracias. Es una pena que el único sitio del centro donde se puedan hacer conciertos sea el Onda Pasadena, porque no es una sala de conciertos. La gente se quejaba de que no había programación de conciertos en Málaga, pero a nosotros nos ha costado cuatro meses cerrar un concierto en la Velvet, porque estaba petada cada fin de semana. A lo mejor la programación se descuidó un poco el último año y medio, que es algo que entra en un juicio de valor de los Loud Residents sin querer atacar a nadie, pero aparte de eso por lo menos tenías una opción. Por ejemplo, hubo un momento muy guay en el que también estaba el Ática, en el que hacías tu bolo a las 10 de la noche , a las 11 tenía que acabar la música y te ibas. Pues de puta madre, quizás tenemos que preguntarle a la gente de otras salas que tienen licencia de café teatro por qué no, o preguntarle al Ayuntamiento por qué desde el año 96 no concede ni una de estas licencias.

Javi: Y eso, que lleven ropa cómoda al Onda.

Sixto: Y que se lo tomen con deportividad.

 

 

The Loud Residents

Imagen por Alba Cantero

 

 

Para ir terminando os voy a decir una serie de palabras y me tenéis que decir lo primero que se os venga a la cabeza.

Los 90

Carlos: Britney Spears

Javi: El príncipe de Bel-Air

Sixto: Luces de neón

 

Millennial

Carlos: Subnormal, yo.

Javi: Familia de subnormales todos locos.

Sixto: Etiqueta por reapropiar.

 

Feminismo

Sixto: The Loud Residents grupo aliado, a tope con la causa.

Carlos: Chachi pistachi.

 

Postureo

Sixto: Barcelona

Javi: Málaga

 

Concepto “sexo, drogas y rock’n roll”

Javi: Desfasado.

Carlos: Vermut-o-rama.

Sixto: Es un concepto mentira, en todo caso es sexo, drogas y rock’n roll para el o la que ha ido al concierto, por lo menos hasta que tengamos a alguien que nos recoja el equipo.

 

Superlike

Carlos: Rechazo, rechazo frontal.

Sixto: ¿eso qué es?

Javi: Familia de subnormales todos locos.

 

Canal Sur

Sixto: Juan y Medio, Doraemon, y Felipe de La Banda.

Javi: San Juan de Aznalfarache.

 

Canela

Sixto y Javi: Gusanos! Por el gusanito del cartel, que nos hace mucha gracia.

Carlos: Son mis amigos, de Amaral.

 

Parque cofrade

Javi: Parque de atracciones.

Sixto: Lugar perfecto para boicotear hasta derrumbarlo. Lo siento por los niños, lugar a echar abajo.

Sixto y Javi: Demoler, demoler, demoler, demoler! (léase con la misma intensidad a la que lo cantan Los Saicos)

 

Imagen por Alba Cantero

 

El Muro

Sixto y Javi: Segunda casa.

 

Pez

Sixto: Unos caramelos que me tomaba de pequeño que estaban de puta madre. Me encantaría tener de mayor una colección de cabecitas de Pez.

 

Si tuviérais que describir The Loud Residents en una palabra o frase, ¿cual sería?

Javi: Lo he usado ya como cuatro veces, pero familia de subnormales todos locos.

Sixto: No fuimos nosotros.

Javi: A mí no me mires, yo voté a Kodos.

Sixto: Fantástico.

 

 

The Loud Residents llevan su última fiesta adolescente al Onda Pasadena este viernes 15 de junio junto a Camellos. Repito. The Loud Residents, Camellos y Onda Pasadena. No sé tú pero nosotras no pensamos perdernos lo que puede surgir de la mezcla de estos tres factores. Entradas en www.notikumi.com o en El Muro en formato físico, bien bonitas. Deportividad casi asegurada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *