GUÍA PRÁCTICA PARA SOBREVIVIR EN EL «VODAFONE PAREDES DE COURA»

“¿Estamos todos con todo?”, pregunté mientras metía impaciente primera en el coche.

“Vaaamos”, gritaban los de la parte de atrás, Confidence Man el primer grupo de la banda sonora del viaje. Con euforia, incertidumbre, neveras de playa y una tienda de campaña, que nos doblaba la edad, nos fuimos de Málaga a Paredes de Coura. Nuestro objetivo era vivir la experiencia de lo que parecía uno de los pocos festivales que mantenía esa esencia alternativa y experimental, dentro de un pequeño pueblo en mitad del bosque. El cartel nos tenía expectantes con grandes ausencias como Bjork y el descubrimiento de nuevas actitudes como la de Fugly.

Con un día y medio de camino, música que derivó de lo más cool a la banda de la verbena de tu pueblo e incalculables paradas para regar la naturaleza, llegamos a Portugal donde tuve la visión de escribir una mini guía para todos los “incidentes y milagros” que puedes evitar o buscar en una experiencia como esta.

 

REGLA NÚMERO 1: Si vienes en coche, planea por qué zonas puedes hacer paradas largas y revisa el horario de los establecimientos del área y sus festivos, sobre todo los de comida. En nuestro viaje a Portugal, retrasamos mucho la parada para el almuerzo, tanto que la mayoría de restaurantes y ultramarinos estaban cerrados a cal y canto; dejándonos a expensas de lo que pudimos encontrar en tugurios de carretera que cobraban los bocadillos a casi ocho euros. Busca un hospedaje friendly y cómodo para hacer la segunda parte del viaje, si sientes que te duermes acuérdate de la “Doble S”, Seguridad y Sueño.

 

Sonia y Selena, con los éxitos del Caribe Mix de 2003 ,y el ritmo racatanga te harán volver a tener ánimos de conducir o al menos de centrarte en la carretera para que las voces paren. Asegúrate de que vas con gente en el coche que puede suplirte a la hora de conducir y de que amenicen un poco el viaje (que vais a estar muchas horas juntos bro).

 

Siguiendo con el relato de nuestro viaje, ya que el camping son siete días, creíamos que llegar un par de días antes de la apertura del festival había sido previsor, pero sorpresa sorpresa, los mejores sitios ya estaban cogidos.

 

 

Imagen vía Paredes de Coura

 

 

REGLA NÚMERO 2: El que vino más lejos de Sevilla perdió su silla. “Não seja tolo” y llega pronto, el camping del festival se asienta en una colina donde las mejores plazas, en mi opinión, son las de la zona media cerca de los baños y de los puestos de comida. Cuanto más alto, más difícil se hacía bajar la ladera por la noche o acceder a los baños, mientras que en la parte baja eralugar las fiestas y raves que te hacían escoger entre unirte y morir o querer ahogar a más de uno en el río.

 

Nos establecimos en lo más alto de la alta torre, donde pudimos dormir algo mejor y dónde no faltaron las caídas épicas rodando por la ladera y chanclas por los aires. Preferíamos dormir un poco porque decidimos visitar Portugal y Galicia, ya que teníamos coche y si queríamos aprovechar un poco la mañana más nos valía andar sobrios y descansados.

 

 

REGLA NÚMERO 3: Relaja la raja y viaja. Tuvimos la oportunidad de visitar Vigo y Oporto, lo que fue un acierto. No solo por las ciudades sino también por los mercadillos, las tiendas locales de música, la gente, la Estrella Galicia de barril y la comida, (en este punto paro de escribir, miro mi cartera, lloro, pienso en lo buenas que estaban las zamburiñas y se me pasa). En definitiva, aprovecha todos los días de camping y date un garbeo por la zona.

 

Ya que estuvimos fuera aprovechamos para ir a un supermercado y comprar, entre otras cosas, tanto vino de Oporto que hubiéramos podido obrar el milagro de volver la playa fluvial roja. Y hablando de comida:

 

 

REGLA NÚMERO 4: No todo son bocadillos. Es cierto que es mejor si te haces con provisiones para hacer más económico el viaje, pero no te vuelvas loco si se agotan. El festival cuenta con puestos de comida, tanto dentro del mismo como en el camping. Crucemos los dedos especialmente porque este año sigan las hamburguesas baratunas de 3 pavos, que llevaban una cantidad de calorías y mayonesa que te daban ganas de comerlas haciendo sentadillas; y por los maravillosos nachos caseros, que unas simpatiquísimas gallegas preparaban con todo su picante amor; lo que fue la base de nuestra pirámide alimenticia durante toda nuestra estancia.

 

Después de nuestra primera noche en el festival aprendí por qué las y los bloggers del Coachella se alojan en el glamping. Me levanté por la noche con las piernas inmovilizadas del frío y con miedo a ir al baño por si rodaba por el suelo o le plantaba un pie encima a alguien por el camino. Después de conseguir que mis dedos de los pies se movieran a lo Beatrix Kiddo, me di cuenta que era muy necesario un pijama gordo y un colchón de aire además del saco. Todo ello te sobra por la mañana cuando el sol provoca un efecto invernadero en tu tienda.

 

 

glamping / Vía Paredes de Coura

 

 

REGLA NÚMERO 5: tráete de to’. Es necesario empacar desde el pijama de franela que te regala tu abuela en Navidades hasta el bikini. Paredes de Coura tiene un clima que varía desde los 25º a pleno día hasta los 13º por la noche con lluvia. Por lo que el modelito ideal se compone de vaqueros, camiseta de manga corta o sisas, una buena sudadera gordita para la noche y zapatillas deportivas que se puedan limpiar bien después.

 

Tras el primer día de festival, llenos de polvo, sudor y alguna cerveza que nos habían derramado encima, decidimos pobres infelices de nosotros, darnos una ducha y caer rendidos.

 

 

REGLA NÚMERO 6: Sigue a la peña. Resulta que no hacíamos más que preguntarnos dónde iba la peña subiendo la enorme cuesta asfaltada que separa el pueblo del camping, ya que éste se quedaba un poco vacío (sin contar a los incondicionales de las raves en las tiendas de la parte baja del camping). Pero por desgracia nuestra flojera hizo que nos perdiéramos las fiestas en los garitos del pueblo. Todo un desperdicio.

 

La ducha glaciar es muy buena opción para la resaca, pero uno de los lujos del festival es poder recuperarse a la orilla de la playa fluvial del Taboão.

 

 

REGLA NÚMERO 7: nevera de playa y colchoneta. Una de las mejores cosas del festival es que todo se lleva a cabo en mitad de un paraje natural. El agua, de lo que viene a parecer más un río que una playa, no está precisamente templada, por lo que podrás encontrar una amplia variedad de unicornios, flamencos, cocodrilos, piñas, rodajas de sandía, trozos de pizza, y barquitas hinchables surcando sus aguas. Durante la mañana bandas emergentes y algún espontáneo ponen la banda sonora a la siesta canónica, acompañando a un ambiente chilled and friendly.

 

No todo va a ser birra y siesta, por lo que la mayoría de los días fuimos al festival temprano para no perdernos las primeras bandas.

 

Paredes de Coura

Vodafone Paredes de Coura / RITA CARMO

 

 

REGLA NÚMERO 8: no te pierdas los primeros conciertos y ve a los escenarios secundarios. No solo el camping ,sino también el festival está organizado en una colina natural, por lo que es una buena idea hacer algo de picnic y esperar a los primeros conciertos los cuales, al no estar muy masificados, se pueden disfrutar mientras estás sentado en el césped. O con una buena birra y calor, mientras bailas dándolo todo con los ritmos más exóticos, desde primera hora. Volver a mencionar la importancia de los grupos que tocan en escenarios secundarios, los cuales son en mi opinión los que más sorprenden y conectan con el público. Paredes de Coura tiene un festival que mezcla tanto bandas internacionales, como bandas exóticas, como lo más locales.

 

 

REGLA NÚMERO 9: no prejuzgues y prueba. El festival es de lo más abierto. En él pudimos ver desde niños hasta los yayos más rockeros. Es una mezcla de artistas locales, rock, rap, indie, punk, soul, pop, experimental, etc., así que no seas cachuli y no vayas solo a los cabeza de cartel.

 

 

REGLA NÚMERO 10: escucha y compra música portuguesa. Algo que nos sorprendió gratamente es cómo el ritmo portugués se apoderó de nuestros oídos. En mi caso soy más tolerante y abierta con lo que escucho y he incluido bastantes grupos portugueses a mi lista. Algo que sorprende aún más es lo bien que hablan el inglés, siendo en su mayoría el idioma que ocupan sus letras, lo que dejó a mi nivel B1 por los suelos en cada pregunta, (crucemos los dedos para una nueva reforma educativa).

 

Menciones especiales: no pueden faltar algunos trucos maravillosos que pueden salvarte el viaje o hacerlo un poco más fácil.

  • Si estás obsesionado con guardar batería y mandar audios a todos tus grupos de WhatsApp, o fardar de historia de Instagram para que tu crush lo vea, puedes respirar tranquilo: hay cobertura, postes con enchufes de todo tipo para cargar el móvil (gratis babes) y un stand gigante en el camping con enchufes (llévate regletas).
  • Kit anti rascadas: haz el favor y llévate insecticida y pomada. Al tener temperaturas tan cálidas durante el día, los mosquitos, hormigas, moscas, garrapatas (no lo googlees) y avispas son los reyes del camping.
  • Un salvavidas: linternas, camping gas y papel higiénico. Los vas a necesitar todos por razones prácticas.
  • Parking: si te quieres ahorrar un dinero, intenta siempre buscar por el pueblo aparcamiento. Pero si no te quieres complicar la vida puedes alquilar plaza al lado del camping.
  • Si por la noche te vas a duchar pulmonía al día siguiente pillarás. Antes de venir hazte el cuerpo viendo algunos capítulos del Último Superviviente, y hazte el favor de ducharte cuando haga calorcito u oirás psicofonías de pingüinos mientras te cae el agua.

Con toda esta pechá que acabo de soltar espero que os den ganas de ir a uno de los mejores festivales en los que he ido en mi vida, y que esta guía os sea útil. Espero veros allí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *