Crónica Etnosur

La llegada se tornó tranquila, un año más desembarcaba en Alcalá la Real para asistir al Festival Etnosur , un festival en el que puedes hacer gran cantidad de actividades, siendo este año parecía algo más especial, y es que se celebraba su XX edición.

“Lo primero que hizo fue soltar su equipaje en la zona de acampada y allí empezó la magia, sus miradas se cruzaron por primera vez. Una vez programa en mano decidió ir al taller de Bollywood, no tenía muy claro en qué consistía. Éste fue impartido por Eva Mendoza que primeramente explicó que la palabra proviene de la unión entre Bombay y Hollywood. Este consiste en una serie de bailes que se pueden ver en la industria cinematográfica india y que están muy relacionados con sus ancestrales tradiciones.

Durante la tarde decidió pasar su tiempo en la Plaza del Ayuntamiento, donde de nuevo pudo apreciar lo especial que puede llegar a ser Etnosur. Allí Javier Paxariño Trío daba un concierto de músicas del Mediterráneo, cargadas por momentos de un gran componente psicodélico. Allí fue donde se entabló el primer contacto con ella y juntos se dirigieron hacia el Paseo de los Álamos donde La Fura Dels Baus llevó a cabo un recorrido por las calles de la ciudad acompañado de figuras gigantes antropomorfas al más propio estilo “Shingeki no Kyojin” junto a un espectacular despliegue de humo, batucada, acróbatas, etc.

Durante la noche, tras la artista chilena Ana Tijoux, empezaba el concierto estrella de la XX edición del festival en la que se dieron cita músicos que ya habían pasado por allí con anterioridad como Dorantes, Jorge Pardo, Raúl Rodríguez, Francis Posé y Javi Ruibal, se pudo ver la calidad de estos músicos que concibieron un espectáculo en el que la improvisación formó parte del espectáculo. Para el último concierto de la noche, previo a los DJs, había quedado con Inter, era el turno de Chico Trujillo que con su cumbia y ritmos latinos nos hicieron bailar a todos los que por allí pasábamos.

El segundo día despertó con una gran variedad de talleres de percusión, henna, cerámica, botánica, danza, además de cine, documentales y foros. Además de conciertos durante el día como el de los japoneses kachimba 4 que mezclan la música tradicional japonesa con variados ritmos latinos.
Durante la tarde en el Escenario circo encontramos a Pepe Viyuela con su número de payaso Encerrona, donde nos demostró por qué se mereció recoger este año el Premio Etnosur, haciendo un número muy clásico, pero que siempre funciona de cara al público.
Ya de noche empezaban los conciertos de El Niño De Elche, Spirow procedente de Costa de Marfil y uno de los grupos más esperados del festival Dubioza Kolektiv procedentes de Bosnia y Herzegovina, fueron, para decirlo claro, “brutales”. Música tradicional balcánica mezclada con potentes ritmos dubstep, hip hop, reggae; una explosión de sonidos con las que todo el Etnosur enloqueció hasta el éxtasis. Le siguieron Nortec Collective, grupo de Tijuana que fusiona música folclórica mejicana, electrónica y fanfarria, entre otros.

Amaneció el domingo y el festival llegaba a su fin, aunque aún quedaba algún que otro concierto y talleres, la tristeza ya era patente en el ambiente a pesar del nacimiento de una nueva amistad. Inter se dirigió por última vez al lugar de encuentro con Cultural y, un año más, Etnosur se convirtió en el Festival que mejor representa la palabra Intercultural.

GALERÍA de Juan Ortiz Rivas:

pezmagazine_etnosur6

 

pezmagazine_etnosur8

pezmagazine_etnosur9

pezmagazine_etnosur10

pezmagazine_etnosur11

pezmagazine_etnosur12

pezmagazine_etnosur13

pezmagazine_etnosur14

pezmagazine_etnosur15

pezmagazine_etnosur16

 

pezmagazine_etnosur18

pezmagazine_etnosur19

pezmagazine_etnosur20

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *