Chester Bennington, un género en sí mismo

Ya no es una exclusiva, pero aún así sigue siendo como un jarro de agua fría: Chester Bennington, el icono musical de una época, se suicidó en su residencia de Palos Verdes el pasado jueves, día 20 de julio, a la edad de 41 años. Coincidiendo esta fecha con la del cumpleaños de su difunto amigo Chris Cornell, vocalista de Soundgarden, al que le dedicó el Hallelujah de Leonard Cohen en su funeral, y posteriormente el tema de su último álbum, One more light.

Era público que Chester padecía una profunda depresión, y el reflejo de la espiral de autodestrucción que venía arrastrando desde su infancia se ve plasmada en las letras de sus canciones.

Lejos de caer en el amarillismo y profundizar en las circunstancias que rodearon la muerte del cantante, desde Pez Magazine vamos a dedicarle un homenaje al líder de la banda Linkin Park, haciendo un recorrido breve por su carrera musical.

 

 

Chester

 

 

Aunque la banda nació en el año 1996, fue cuando Bennington se incorporó como vocalista cuando consiguieron su primer sello discográfico con Warner, convirtiéndose su voz en el símbolo de una generación. Debutaron con su álbum Hibrid Theory, que alcanzó los números uno de multitud de países, siendo el séptimo álbum más vendido del año 2000.Meteora fue su segundo éxito, publicado en 2003 y llegando también a los números uno, siguiendo la misma línea nu-metal del primero.

 

Posteriormente aparecieron giros en su trayectoria musical que, sin llegar a perder la esencia del comienzo, empezaron a tener sonidos más suaves, experimentando con distintos géneros y dejando siempre algo de innovador en ellos. Minutes to Midnight suaviza a la banda y se introducen en el rock alternativo, para después experimentar con Thousand Suns un rock más electrónico.

 

Aunque las letras de Bennington siempre fueron llevadas al ámbito personal de su vida, podemos considerar que el álbum Living Things, donde el significado va por encima de la forma, es uno de los álbumes más íntimos de la banda. The hunting Party fue el álbum más experimental de toda la carrera de Linkin Park, para finalmente llegar a su último álbum que nada tiene que ver con lo anteriormente visto, One more light, con temas más frescos y actuales.

 

 

 

 

Yéndonos al terreno de lo visceral, muchos tenemos la sensación de estar viviendo la muerte de un género único: el género Linkin Park. Fue, es y seguirá siendo único gracias a la colaboración de Shinoda y Bennington, acompañando a una generación que hizo de Linkin Park la banda sonora de su vida.

Live de One more light dedicada a Cornell.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *