Micro Libre de poesía y música en la Polivalente

Hace exactamente cuarenta años salía una edición en Málaga, a manos de Ángel Caffarena, una antología llamada La región poesía más transparente. En ella, antologados poetas como Antonio Jiménez Millán, Joaquín Lobato o Álvaro Salvador, se decía: «No, el caso es que los artistas no están bien pagados hoy en día, y que tampoco se busca un verso que pare al hombre por la calle. De esto último, si quieren quedan ciertos vestigios necesariamente afincados en quienes, autodeclarados un día como aprendices de literatura, comenzaron a dejar las aulas universitarias como espías algo insolentes y no tan solitarios, testigos y en parte protagonistas sobre un escenario múltiple». Y ese escenario es el que encontramos, hoy en día, en la Polivalente, a manos de Jose Manuel Nebreda o «Nebre» para los amigos -como él mismo dice-, donde «Hora es ya de desterrar el miedo y el espejo. […] Y desde ahí nuestra poesía va a ser una poesía en libertad frente a todo y frente a todos».  Esto es el sentido del micro libre de poesía y música y cualquier cosa que se quiera y tercie: escenario múltiple (polivalente), sin miedos ni espejos, en libertad y siempre frente a todo.

1

Jose Manuel Nebreda

Por eso, hoy hablamos con Jose Manuel Nebreda, quien dirige este micro, el cual reúne -gracias al compromiso de los dueños de la Polivalente- un singular evento y espacio para quienes quieran disfrutar, cada dos jueves, a partir de las 22:00h, de poesía, música, rap, monólogos, microcuentos o relatos, etc.

-¿Cómo surge la idea de hacer un Micro libre de poesía y música?¿En qué consiste? ¿Por qué en la Polivalente?

El micro abierto de poesía y música surge como una necesidad por encima de todo; necesidad de poder reunirnos un día, en un lugar, a una hora y poder expresar aquello que sentimos y observamos a través de las palabras, ya sea recitando poesía, prosa, cantando, tocando un instrumento, rapeando, improvisando… todo vale.

El procedimiento es tan simple como espontáneo: hay personas que vienen sólo para escuchar y sentir, y hay gente que viene, además, para recitar o cantar; se les apunta en una lista para que salgan al escenario conforme se les va presentando; el tiempo en escena, el de 3 poemas o 2 canciones.

Lo de La Polivalente fue amor a primera vista.

-Me consta, además, que los dueños implicaron su compromiso y ganas desde el minuto cero, con –si no me equivoco- hasta técnicos de sonido, ¿es así?

Así es; un gran amigo conocía a Dani y a Mati; me puso en contacto con ellos para que les contara la idea y aceptaron montar el micro abierto desde la primera charla que tuvimos.

Ellos jamás habían asistido a una jam de poesía y aun así confiaron plenamente en la propuesta; creo que la imagen mía contándolo valía más que todas las palabras que les dije, jajajajajajaja

Lo del técnico de sonido es un valor añadido. Javi se encarga de grabar las sesiones para que, más adelante, podamos crear podcast de cada sesión que hagamos.

Facilitan mucho las cosas para que salgan, no sólo con el Micro Abierto; y eso se agradece.

-En tres jueves (seis semanas), se ha visto cómo hay un público constante y diverso, llenando la sala, además de una diversidad de artistas –y también llenos de sorpresas-, ¿cómo explicas que un proyecto haya conseguido, desde su inicio, poder decir “lleno” tanto en artistas como en, sobre todo, público?

Es algo que hasta que no ocurre y lo miras con tus propios ojos, no te lo terminas de creer; el primer jueves pensaba que íbamos a ser cuatro gatos y estuvimos unas treinta personas.

Es cierto que la poesía, gracias a internet, al auge de una diversidad de poetas jóvenes o a editoriales y bibliotecas que han apostado por ellos, ha generalizado este género que hace años estaba un poco apartado o en boca de sólo unos pocos; atrás quedan los días, como dice Jorge Villalobos, en los que iban 2 personas como mucho a escuchar poesía en Málaga.

A pesar de ello, me sorprende la cantidad de personas que vienen cada dos jueves con ganas de expresarse delante de un micro, contar historias, regalarnos esperanza a través de la creatividad… creo que hemos llegado para quedarnos; y eso es una gran alegría.

Hace unos años, se afirmaba con la boca pequeña que leías o escribías poesía, e incluso te miraban raro. Como diría Bob Dylan, “Los tiempos están cambiando”

-Y en relación con ello, qué distintos, qué “polivalentes” los participantes, ¿no?: poesía, microcuento, performance, música, flamenco, rap, improvisación musical, chistes… ¿Cómo es tu impresión cuando ves el abanico tan amplio y variado?

Me siento afortunado, y creo que hablo en nombre de todos los que estamos allí presentes, al poder disfrutar en primera fila de algo así; como bien dices, haciendo honor al espacio, está siendo un micro abierto muy polivalente, jajajaja.

Lo mejor de todo es que jamás van a dejar de sorprendernos; siempre habrá algo que veas, escuches, percibas, sientas… que te haga vibrar de emoción.

La gente llega cada jueves y nunca sabe qué va a ocurrir.

Si tuviera que definir con una palabra lo que percibo, sería autenticidad.

-Por cierto, ¿hay alguna anécdota que quieras contarnos?, ¿alguna impresión de algún artista que vieras y te dejara huella o unas risas de amigos? Cuéntanos un poco la vida de esos jueves.

La vida de estos jueves está creciendo todavía; lo estamos convirtiendo en un día de reunión para vernos, conocernos, charlar, beber, reír, el rollo de siempre… jejejejeje. Ya en serio, se está creando un orgasmo de sinergias sin importar la edad, creencia ni nada por el estilo.

Tiene pinta de evolucionar hacia una gran familia; la semilla ya está plantada.

Como anécdota podría quedarme con la creatividad de la gente tan joven que viene a expresar sus ideas, sus pensamientos, a transmitir un mensaje; o la escucha tan activa del público que acaban llorando de emoción; esa conexión que va más allá de oír.

Sí que es cierto que lo que más me impresiona es la transformación que sucede en el momento que se ponen a recitar o a cantar; ¡les cambia hasta la mirada!

Es increíble poder vivirlo en directo…

-Asentándose lo que puede llegar a ser un referente para los más jóvenes, ¿piensas sobre más proyectos relacionados con el Micro Libre? ¿Algún adelanto o cosas que esperas poder ir añadiendo?

De momento sólo pensamos en asentar el Micro Abierto cada dos semanas.

Nos han propuesto la posibilidad de hacerlo de manera semanal, pero pienso que es mejor ir paso a paso; hay que dar tiempo para que nos conozcan y que en Málaga se asocie los jueves con “poesía y música en La Polivalente”.

De momento está saliendo adelante gracias a la gente que viene, repite y lo comenta tanto en redes sociales como con el “boca a boca”.

A partir de ahí, la posibilidad de traer artistas invitados a los micros, montar concierto de canta autores y recitales de poesía sería el siguiente paso

-Y ante el movimiento que está sucediendo en Málaga, con precursores como han sido las Barra libre de poesía y música en el Rooster de Kris León, la Slam Poetry en el Molinillo, ¿ves una “movida malagueña”, al igual ha sucedido en la capital nacional o en Barcelona? ¿Qué percepción estás teniendo de la “movida cultural” en la ciudad?

En Málaga está sucediendo algo desde hace tiempo; los llenos de la Barra Libre que organiza Kris es el claro ejemplo de que hay ganas de más. La Slam Poetry es una propuesta muy bonita que hay que agradecer a Alberto Prieto, a Sergio Escribano y la gente que lleva el espacio de la RitmoTK.

Existen a nuestra disposición, cada vez más espacios culturales en los que podemos disfrutar de la poesía, de la música y de cualquier manifestación que se les proponga.

No me gusta nada la etiqueta de “movida malagueña” pero si la usamos para diferenciar entre una moda o un movimiento, creo que estamos más cerca de ser un movimiento que una moda pasajera; como he dicho antes, desde hace tiempo se está creando una gran familia en Málaga. Hay ganas de reunirnos para escucharnos, escribir y crear cosas.

Yo he vivido un poquito la madrileña y son una gran familia de amigos con unas ganas de compartir y escucharse desde el respeto y la admiración; quedan en los bares, las calles o las casas para compartir experiencias, organizar conciertos y recitales, van a los que organizan los demás y siempre están dispuestos a colaborar; aman lo que hacen, lo que escuchan y se sienten felices por ello.

Aquí, en Málaga, de la mano de gente como Ana Elei, Ángelo Nestore, Viole Casillas, Inma Bernils, Padilla, Jorge Villalobos, Kris León, Alba Jiménez, Artin y Rubén, Rafa Las Heras, Amadeo, Artífice, Mar Reche, Gabriel Guerra, Laura González, Natalia Eseverri, Laura González, Pedro Ramos, Arantxa Yepes, Annie Ruiz, Antonio Dobón, Ainhoa Urquía, Nacho Pérez, Kiko Izquierdo, Fran Artífice, Helena y Cris, Antonio Buch, Rafa Toro… y un, cada vez más infinito, etcétera,  estamos siendo movimiento creativo.

-Para acabar, soy muy de los adelantos jaja ¿Qué proyectos tienes en mente?, ¿podrías avanzarnos alguna idea o plan que estés cerrando o esperando hacer?

Hay tantos proyectos en mi mente que aún no están ni instalados en mi cabeza, jajajaja.

De momento, participaré en el recital “FusionArte en Versos” que organiza Charo por el 4º aniversario de la Librería Agapea, junto a artistas a los que admiro y he leído sin saber que algún día compartiría escenario (Victoria Ash o Laura Chica).

Y el 16 de diciembre, en el Mupam de Málaga, participaré en un recital solidario llamado “Versos bajo la luna”, organizado por Mar Reche.

Me gustaría bajar de Madrid a alguna de las amistades y personas que he ido conociendo para que nos inunden también con su arte; ya que dejé de vivir allí, que vengan y rescaten algunos versos del mar.

Y ojalá me sienta preparado para editar o autoeditar mi primer poemario; 2017 me sacará de esa duda…

 

«El primer verso puede ser brillante./ El final, sorprendente./ Entre uno y otro debes estar tú./ Nunca el silencio» expresa el poeta Javier Bozalongo en su poema Poética II. Este el sentido de un poema, el de la poesía, y también el de todo acto que con corazón realizan aquellos que van a la Polivalente y, en ese escenario, se entregan ellos mismos, nunca su silencio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *