Hablamos de feminismo con 8 mujeres empoderadas

Vivimos en una sociedad en la que se dan por hecho muchas cosas. Desde pequeñas nos enseñan a sumar y restar, a escribir y a leer. Aprendemos hechos que damos por válidos y ya está. Las cosas son como son.

Pero llega un momento en el que los esquemas se tuercen y te das cuenta de que tienes que desaprender lo aprendido. ¡Qué pérdida de tiempo más sumamente torpe! ¿no?

Recuerdo cómo era cuando aceptaba ciertos comportamientos retrógrados y machistas a mi alrededor. Había que “tragar”, me decía. Suspiraba ante el cachondeito que suscitaba hablar entre gente conocida de que como mujer me masturbaba, ¿había algo malo en ello? Los hombres lo hacían ¿no? Aceptaba que mis opiniones valían menos por ser mujer, aceptaba que en los exámenes profesores de la facultad “chivaran” preguntas a compañeras por el número de botones desabrochados y he aceptado que eminencias, que he tenido como profesores, prefirieran dar el turno de palabra a hombres, antes que a mujeres.

Ahora no me callo. Tres veces en un año un joven o señor me ha mostrado su pene en la calle (algunos hombres hacen esto, no sé por qué) y no me he callado. Una vez me han acorralado de noche y no me he callado. Me han piropeado sandeces y no me he callado y ¿por qué? Por la fuerza que el feminismo ha inyectado en mí. Fuerzas que acogí cuando en mi estancia Erasmus (en Las Islas Azores) sufrí una intimidación bastante terrible e intento de agresión/»no lo sé a día de hoy» al ser acorralada en un portal por un encapuchado del que pude huir. En mi presente me produce pavor pensar en lo que podría haber pasado si no llego a sacar fuerzas contra un hombre que no estaba acostumbrado a eso, pues aquellas islas son conocidas por el machismo que impera en ellas. Pude huir gracias a ciertas técnicas de defensa personal que había aprendido (sin pensamiento de utilizarlas nunca). Parece que este tipo de cosas son lejanas, hasta que te ocurren.

Tengo las gafas púrpuras puestas y ya no me las quita nadie. Estoy desaprendiendo lo aprendido y empezó a suceder en la Facultad, estudiando Historia del Arte (“penes con pincel”). Estudiaba el arte de los hombres, porque de mujeres poquito. Nerea Pérez de las Heras, con su “Feminismo para Torpes”, me hizo ver que no había vuelta atrás; Yo como mujer era feminista.

Mis vivencias personales me han llevado a preguntarme qué ha hecho cambiar a otras mujeres su visión y cómo llegó el feminismo a sus vidas, esa “caída del caballo”. Así que he decidido preguntárselo a diferentes mujeres de diferentes ámbitos y esto es lo que me han respondido:

 

ANA MÜSHELL

 

¿Quién es?

Ilustradora, diseñadora editorial y Licenciada en Bellas Artes. El dibujo era para la única manera que encontraba de escapar de todo, así que ha seguido haciéndolo También le apasionan el espacio exterior, los estampados, los días tristes y comprarme revistas y fanzines por internet.

Ha trabajado para editoriales como La Bella Varsovia y La Viajera. Su trabajo aparece en revistas como Karate Press, Shook Down, Nylon Magazine y en medios como Playground, Yorokobu, Pull&Metal, Ruby Star, Daregirl, Noir Magazine, Anormal Mag, Zara.

También es la ilustradora de No te va a doler, proyecto que lleva junto a María Mercromina. Es completamente feliz cuando autoedita fanzines como Me parece Sexy o Vía de escape.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

Creo que el feminismo siempre ha estado ahí de alguna manera, por ejemplo, defendiendo de la violencia machista (a todos los niveles) a compañeras desde la adolescencia, luchando contra el desequilibrio salarial que existe en puestos de trabajo que he conocido, en charlas con hombres sobre igualdad entre género. Pero ser consciente de que esos eran ejemplos de lo que defiende el feminismo, es reciente. Ahora que se ha dado visibilidad a todo este movimiento tan necesario de lucha, igualdad y empoderamiento de la mujer, es cuando he reconocido que realmente es lo que hemos estado defendiendo muchas (y muchos) sin ser conscientes. El feminismo siempre ha estado ahí porque siempre ha sido necesario (por desgracia). Ojalá no tuviéramos que seguir concienciando a la gente), en todas las etapas y momentos de la vida.

 

 

 

¿Qué ha supuesto para ti?

Para mí ha supuesto ser más consciente, ha sido abrir los ojos completamente y enfocar bien el problema. Ahora detecto rápidamente comportamientos sociales que chirrían, comportamientos de violencia machista que antes dejaba pasar aunque no me encajaran, y ahora es como STOP, esto es lo que es y hay que frenarlo, cambiarlo, educarlo.

 

 

KARANVA KURNIKOVA

 

¿Quién es?
Artista española especializada en el cine y fotografía química, revelando ella misma todo su material. Actualmente imparte clases de fotografía y es la encargada del área de analógico de la escuela APERTURA. También colabora como redactora de contenidos en la tienda malagueña Analog is Different e investiga junto a la Universidad de Málaga sobre el color en el cine primitivo.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

El feminismo me llegó debido a la impotencia que sentí la primera vez que me dijeron que debería dejar de dedicarme a la fotografía y enfocarme en algo que tuviera más futuro y que fuera más de mujeres, como enfermería o primaria. Ahí me di cuenta que hay ciertas profesiones que por algún casual en la sociedad son «cosas de mujeres» y palpé en mi propia piel como, en un ámbito donde destacan poquísimas chicas, hay tan poca creencia de que una de ellas pueda vivir de esto.

 

 

¿Qué ha supuesto para ti?

Gracias al feminismo he podido conocer a fotógrafas maravillosas que han sido olvidadas o menospreciadas por el simple hecho de ser mujer. Además, he conseguido sentirme independiente y capaz de realizar lo que de verdad me hace feliz sin miedo alguno.

 

 

MARÍA CARRASCO (conocida de Ig como @tattoosbymery)

 

¿Quién es?

Tatuadora e ilustradora, conocida por sus diseños coloridos de fruta y dulces, dibujos animados, animales o protagonistas de películas.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

Creo que siempre estuvo ahí, yo soy la 3ª de 4 hermanas, así que aunque mis padres son muy mayores y tienen una educación clásica, nos educaron en la libertad y la igualdad, por supuesto con muchas taras machistas, como toda la sociedad tenemos implantado como normal, pero con una base feminista y de igualdad. Como movimiento consciente, creo que durante la adolescencia (diría que en el instituto) supe que era un movimiento mundial y  aprendí historia feminista

 

Uno de sus trabajos


¿Qué ha supuesto para ti?

Para mi es la única línea a seguir, el pensamiento más fuerte a defender. Supongo que porque egoístamente es el que más me afecta. Yo no soy menos que un hombre y ninguna de mis hermanas tampoco, y mientras existan esas desigualdades que vivimos día a día, tenemos que pelear para que caigan. El día que no se nos penalice en tantas áreas por ser mujeres, entonces las palabras feminismo y machismo no tendrán sentido, y yo seré muy feliz, y hablo desde el punto de vista de una mujer blanca, española, que no quiere ser madre e independiente económicamente. Puedo pertenecer al grupo que sufre menos machismo de todas nosotras, pero no sólo tengo que luchar por los detalles machistas que puedo sufrir yo en mi vida cotidiana, que gracias a la vida no son muchos, es que millones de mujeres en todo el mundo ahora mismo están siendo tratadas peor que hombres por el simple hecho de ser mujer. También tengo que luchar por ellas, porque eso está pasando ahora, en muchos sitios, y mucho mas cerca de lo que queremos ver. El feminismo es el único camino a seguir.

 

 

OLAYA PEDRAYES

Fuente: Revista Jaleo

¿Quién es?

Es líder del grupo musical Axolotes Mexicanos.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

El feminismo llegó a mi vida siempre a través de mis amigas, primero en el instituto y ya más tarde cuando me mudé a Madrid. Ahí fue teniendo cada vez más importancia en mi día a día.

 

 

 

¿Qué ha supuesto para ti?

El feminismo me hace darle vueltas a todo a mi alrededor y ser consciente de mis derechos y también de mis privilegios. Hace que te den ganas de querer cambiarlo todo para que eso no sea así. Porque el feminismo es de todas y para todas.

 

 

VIRGINIA FILARDI

 

¿Quién es?

Virginia Filardi se esconde tras el pseudónimo de Pelipatopeca, técnica superior en gráfica publicitaria y actualmente cursando los estudios superiores de diseño gráfico. Ilustradora random, impresionada por las formas geométricas y colores estridentes. Su forma de ilustrar y diseñar es una clara abstracción de lo clásico, lo normal, lo aburrido. No pasa desapercibido su peculiar estilo, composiciones con mucha fuerza, personalidad, contraste y líneas sobre fotografías que le dan ese toque de sal que cree que le falta a la gran mayoría de las cosas que ve.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

Desde bien pequeña, cuando empecé a tener uso de razón me cercioré de que tengo una familia que ha apostado por la enseñanza de los valores basados en el respeto y la igualdad, así como superación de uno mismo y entre ambos sexos. Mi unidad familiar compuesta por mujeres, en gran mayoría, se ha hecho de notar en cuanto el esfuerzo y la perseverancia que conlleva al cambio, nuestra lucha actual.

 

 

¿Qué ha supuesto para ti ?

Un gran apoyo a lo largo de mi vida, ya que ha determinado la persona que soy hoy en día en cuanto a la manera de afrontar las dificultades que supone la figura de la mujer en nuestra sociedad. Pienso que todo está en la educación que recibimos desde pequeños, si enseñamos a nuestros hijxs el valor que tienen las cosas y que todos somos uno, el cambio está asegurado.

 

 

AZAHARA MEMBERG

Fotografía de Elena Guillén

















¿Quién es?

Actriz y periodista

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

Para mí el feminismo viene a través de mi madre,  todo lo que tiene que ver con la esencia de la mujer en la tierra me lo ha enseñado ella. Y no precisamente por sus discursos, que no los tiene, sino por su alta capacidad, para vivir como quiere, independiente. Por criar a una hija sola, por ser coherente y ser adorada en su trabajo. Ella es la persona que mejor escucha del mundo. Y de una mujer que sabe escuchar se aprende.

 

 

¿Qué ha supuesto para ti?

El feminismo es para mí un vasto concepto, que como cualquier otra etiqueta compartimenta e identifica. Como yo lo percibo observado como fenómeno social estamos en un camino de exploración, donde a veces se acierta con efecto y otras no. Temo esa parte del concepto relacionada con el término ‘lucha’ como te digo, mi madre y su historia me mostraron el camino del feminismo desde la observación, la escucha, la acción, el amor y el entendimiento.

 

 

SARA LAUPER

 

¿Quién es?

Persona humana, natural de «Cadi-Cadi» criada en Barbate. Creyente; cree ciegamente en el humor, en el feminismo y en el amor. Periodista, técnica en realización, técnicamente loca. Amante de los animales y el cine. Buscadora de la verdad y vengadora de la mentira. Canta, pero no bailo. Máster, pero no del universo sino de comunicación audiovisual y digital. Dibuja, pero no pinto nada. Es española, pero no vota al pp. Y nunca está triste.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

El feminismo no llegó a mi vida, el feminismo estaba ya desde que yo nací. En realidad para mí ha sido muy fácil. Fue fácil porque en mi familia la mayoría éramos mujeres. Se ha llevado un matriarcado/patriarcado en nuestra sociedad familiar, pero se han hecho las cosas de una forma muy femenina y por ello ha sido  más fácil la deconstrucción.

Yo he vivido sola con mi madre. No tengo abuela, ni abuelo. En mi familia hay muy pocos hombres. Entonces las que han sacado las cosas  pa´lante han sido las mujeres, así es más fácil que te deconstruyas cuando esto pasa y puedas pensar que todo el mundo vale para lo mismo. Es algo que siempre he sabido. Todos somos seres humanos y no hay nadie más que nadie.

Cuando estaba en 1º de carrera sostenía la creencia que un día de la mujer solo servía para señalar más la diferencia de la mujer. Yo tenía esa opinión absurda porque creía el cuento chino de que las cosas habían cambiado; que el racismo no existe, que la xenofobia no existe. Yo creía eso hace nueve años. Cuando vas creciendo vas tomando conciencia y sobre todo porque estamos en medio de una ola. No es que yo haya sido rozada por la gracia del feminismo. Hay una ola feminista yo soy sensible a ella. Siempre me gusta investigar y saber de qué van las cosas y es un tema que me ha interesado desde el minuto uno.

Puedo decir que llegó cuando puse en Facebook que no era necesario un 8 de marzo, que los días de la mujer eran todos los días. Me acuerdo que tuvimos una discusión en Facebook a raíz de esto. Los mensajes que yo lanzaba eran feministas pero yo negaba que sirviera para algo la existencia de una reivindicación. En esa discusión la gente daba diferentes visiones de por qué era necesario un día para la mujer, como por la existencia de la ablación.

Yo no me ubicaba. Tú me preguntabas y yo te decía que era feminista, pero no te puedo decir que practicara el feminismo cuando yo decía eso del 8 de marzo. A partir de generarse ese debate yo empecé a fijarme en cosas en las que no había caído, hasta que emití esa opinión y se me rebatió. Cosas que ocurrían fuera en otros países a otras mujeres o aquí. Plantearme que es machista el hecho de que mi padre y mi abuelo han dejado a sus mujeres, sin ningún tipo de responsabilidad sobre un hijo que iban a tener. Esas cosas no me las había planteado porque no tener padre para mí no es una gran cosa, pero si me lo planteé desde el punto de vista sociológico, en plan ¿es un acto machista dejar a unos hijos?

Principalmente porque suelen ser los hombres lo que lo hacen. Entonces el feminismo llegó a mi vida en la facultad porque se generó un debate. La vida dentro de ella para  mí también es muy machista, entonces se generó ahí.

No hay un momento concreto en el que yo diga ¡ahora! Me acuerdo de ese hecho y replantearme las cosas desde ahí. Pues pienso que siempre lo he sido, ¿Que lo haya practicado siendo consecuente? Pues desde hace unos 8 años.

 

 

¿Qué ha supuesto para ti?

Ha supuesto, supone, supondría y supondrá todo porque el feminismo es lo natural, la creencia de que todos somos iguales, el principio que defiende eso. Es transversal a muchas desigualdades que existen en el mundo. Para mí el feminismo es todo lo que tiene coherencia en la vida. Es el discurso que yo persigo y promulgo.

Cuando tú un discurso entiendes que está bien y lo haces tuyo se convierte en tu principio y para mí el feminismo es mi principio. Mi principio como ser humano se puede resumir en que soy feminista. Entiendo y estoy convencida de que todos los seres humanos, es más todos los seres vivos, somos iguales. Centrándonos en cuestión de sexo todos somos iguales.

Es evidente que la mujer se ha reinventado a lo largo de los siglos y ha tenido y tiene que soportar unas cargas durísimas por lo cual pienso que la mujer, como construcción social de género, soporta muchas más cosas y puede llevarlas hacia delante porque la sociedad nos empuja a esforzarnos el doble. El sacarte fallos constantemente porque eres mujer te hace más fuerte.

A pesar de que el machismo haya construido roles de género, que a final de cuentas evidencia diferencias entre género para decir unos más y otros menos y al que le dice que es menos se tiene que esforzar el triple para llegar donde está el otro. Al final construye, soporta y está por encima del constructor hombre.

Sin las mujeres la sociedad estaría fatal y por eso se hace la huelga; para que la sociedad se de cuenta de cuántas cosas hacen las mujeres para que se sustente el sistema patriarcal que a nosotras no nos beneficia. El feminismo es necesario para que el mundo sea un poquito mejor.

 

 

Lucía González Hijano

 

¿Quién es?

También conocida como Lucía Chapi, ha sido colorista y rotulista de cómics para USA y Europa. Directora del extinto Festival de Cómic de Mujeres. Lleva 15 años haciendo chapas en ChapiPiruli y 7 años siendo la persona que edita en Libros de Autoengaño.

Actualmente sonríe mucho con su librería en Granada, OVNI bazar bizarro y sus dos gatos. También coorganiza un mercado de diseño y trabaja en una sala de conciertos. Creemos que no duerme, pero eso es otra historia.

 

¿Cómo llegó el feminismo a tu vida?

El feminismo siempre estuvo en mi vida, solo que yo no tuve conciencia de ello, o sencillamente no le otorgue esa ideología.

 

Librería Ovni Bazar

 

¿Qué ha supuesto para ti?

Toda mi vida he tenido constancia de injusticias, situaciones que no me parecían igualitarias, tanto a la mujeres, gays, lesbianas así como personas discordantes que todo lo que el sistema quiere que seamos.

Decía Simone de Beauvoir, 

 Cuando era niña, cuando era adolescente, los libros me salvaron de la desesperación: eso me convenció de que la cultura era el valor más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *