Merendola Fest 2: Steamroller Jack + De la Cuna a la Tumba + The Loud Residents + Perro + Space Surimi + Leño & Palmera

El slogan de esta segunda edición del proyecto reivindicativo de MIZAKE PROD con respecto al concepto de merienda era “Merendola Fest: repetimos”. Y no cabe ninguna duda de que dentro de la sala París15 se respiró la misma diversión, se escucharon ruidos de igual calidad y se probaron exquisiteces infantiles que evocaban a la primera edición. Pero, como ocurría en aquella saga cinéfila, “segundas partes fueron mejores que las primeras”.

pezmagazine_merendola7m

Imagen por Marina Antigualla

Porque repetir no es un aspecto negativo si viene implícito la diversión y la música de calidad. Eso podría ser máxima de MIZAKE PROD a la hora de embarcarse en otro sarao de estas características, para disfrute de todo el que se acercó a la sala aun teniendo una climatología lluviosa totalmente a la contra. Ya se sabe que dentro de una maravillosa nave llena de locos, la lluvia es lo de menos si hay buen ambiente y música.

La música arrancó casi al momento de apertura de puertas con los antequeranos Steamroller Jack, combo anfetamínico de punk rock con raigambre en clásicos como Sham69 o Misfits y poseedores de unos potentes riffs enfurecidos que estuvieron a la altura de las circunstancias a la hora de ser los primeros de la tarde, para ir calentando el ambiente entre los primeros donuts y mediasnoches de Nocilla.

Tras el ruido, vino la furia con De la Cuna a la Tumba. Estos sevillanos, en poco tiempo, han asentado un proyecto con urgencia a simple vista pero, disfrutando de su contundente directo, uno puede pensar que la experiencia de ellos es kilométrica ante temas contundentes como Huesos, Catalizador o Elsinsueño [redención], donde la potencia melódica va unida a una lírica intensa y muy acertada en sus letras.

pezmagazine_merendola1m

Imagen por Marina Antigualla

La merienda ya estaba cogiendo buena velocidad gracias a los primeros grupos y a los curiosos interludios del dúo Leño & Palmera, amigos y fieles seguidores de la estética de los años ochenta. Se encargarían de añadir una gota de cinefilía friki entre grupo y grupo de la tarde gracias a unos audiovisuales que partían de cortinillas de editoras de vídeo de antaño, junto a recuerdos catódicos de nuestra infancia – se escucharon aplausos cuando apareció la famosa sintonía y cabecera del mítico Canal+ – junto a una banda sonora acorde a las imágenes. No hay que olvidarse a los años ochenta que tan buenos recuerdos nos dieron, pese a quien le pese a algunos.

pezmagazine_merendola2m

Imagen por Marina Antigualla

Sin resuello, entre el segundo donut y la tercera medianoche, aparecieron The Loud Residents que, jugando en casa, contaban con los ánimos del público ávidos de la frescura indie de requiebro garagero. Sin dejar atrás su hit Verlaine – se puede decir que es canción ¿clásica? de nuestro indie patrio – presentaron temas nuevos de su cancionero como Ralph en homenaje al simpático personaje de Los Simpson, Ralph Wiggum, hasta llegar a un final de antología con un espontáneo tocando la guitarra dejada por Manu – guitarra del grupo – en el que fue su último concierto dentro de la formación, ya que abandonaba el proyecto por motivos personales.

Obviamente, había que hacerle una despedida con todo el honor que se merecía y, de manos de Sixto – cantante y también guitarra de la banda –, restregó el rostro del guitarrista con un donut. Ritual de rock and roll con olor a merendola que se convirtió, por derecho propio, en uno de los momentos míticos de la historia reciente del Merendola Fest.

pezmagazine_merendola6m

Imagen por Marina Antigualla

La tarde ya iba en fase de derrape ruidoso cuando aparecieron en el escenario Perro, para comenzar su actuación con una intro contundente a base de kraut y pop bailongo. Los murcianos, que finalizaban su gira de conciertos entre donuts y mediasnoches, venían bien engrasados, compactos y con ganas de desparrame apreciando cómo acometían las canciones de su segundo disco, Estudias, navajas, con una contundencia mayor que en otras ocasiones, como el caso de “Azul mayoría absoluta” – de disfrute esquizofrénico y adictivo a partes iguales – o “Droga porro” y su surrealismo nocturno y post-punk, dejando para el final la presentación del tema “Martillo”, primera composición del grupo y que recientemente ha aparecido publicada en 7’’ junto a un fanzine, ya mostrando cómo las gastaban en tiempos pasados estos reptilianos murcianos.

pezmagazine_merendola5m

Imagen por Marina Antigualla

De esta manera, casi sin donuts en los bolsillos, tras haber pasado el comando Jägermeister con sus luces, sus probetas y sus fotografías y con el público on fire, apareció la sorpresa de esta edición, los jerezanos Space Surimi.

Había mucha “ansia viva” por disfrutar en directo el hip hop old school de esta pareja que, con un desparpajo y desvergüenza sin igual, no dejan títere sin cabeza tras el paso de sus rimas regadas con buen vitriolo a ritmo de buenas bases donde tiene cabida hasta el reguetón – muy sui géneris, pero la base latina ahí estaba – .

Ni la voz algo mermada del mc pudo frenar la sucesión de hits que fueron presentando al público para disfrute y donde aparecían artistas como Lina Morgan y Ana Obregón, el profesor Miyagi, Ernesto Neyra y hasta el mismo Jesucristo narrando de forma destroyer la biblia a ritmo de beat.

pezmagazine_merendola4m

Imagen por Marina Antigualla

Aunque con un abrupto fin de fête – los horarios, esas guillotinas para la diversión – dio por concluida esta segunda edición donde, a la salida del recinto, más de uno ya podía decir aquello de “pues no hay dos, sin tres…”

Y, sin ninguna duda, disfrutada esta “repetición de Merendola”, tendremos una tercera ración de donuts.

pezmagazine_merendola3m

Imagen por Marina Antigualla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *