La M.O.D.A. presenta en el Fnac de Málaga su nuevo disco

Una guitarra empieza a sonar tímidamente. Le sigue otra y ya van dos. El banjo sucumbe también a la tentación. ¿Qué es eso? No puede ser. Por favor que vibre ese acordeón de una vez. Bombo, caja, platillos. Ahora entra el bajo, tranquilos. Es el turno del viento, relajaos, que La Maravillosa Orquesta del Alcohol ya está dentro, conocida como La M.O.D.A.

 

 

La M.O.D.A. por fin llega a Málaga. Seis años nos ha costado hacer que las carreteras les llevasen hasta aquí abajo, pero sucedió. El FNAC de la capital malagueña recibió con los brazos bien abiertos a la banda burgalesa el pasado 24 de octubre, con motivo de la presentación de su nuevo disco.

 

La Maravillosa Orquesta del Alcohol

Fotografía realizada por Lucía Moya en el Fnac de Málaga

 

Salvavida (de las balas perdidas) se corresponde con su tercer álbum en castellano. Este, al igual que ya ocurría con ¿Quién nos va a salvar? (2013) o Primavera del Invierno (2015), se incluye dentro de un estilo de lo más original, auténtico y único en el panorama español. Asimismo, este rechaza toda clase de géneros o etiquetas que lo encasillen. Folk, rock, country, jazz… Es todos ellos y a la vez ninguno. Es pasión, libertad, sentimiento, grito, dolor, esperanza, inconformismo, reivindicación, realidad.

 

 

La presentación del disco resultó ser más que un concierto, una quedada entre amigos donde sólo faltaron las cervezas. El directo fue una calcamonía de lo que prometían; 0% retoques, 100% ellos mismos fieles a su sonido. La voz rota de David Ruiz cortándote y desgarrándote poco a poco, Joselito Maravillas en pleno éxtasis con su acordeón, Jacobo Naya y Nacho Mur disfrutando del momento como si fueran uno, Caleb Melguizo dominando el ritmo, Alvar de Pablo dirigiendo los vientos a nuestro favor (ya fuera clarinete, saxofón o armónica) y Jorge Juan Mariscal… Quién sabe dónde estaba él, si allí entonces o dejándose llevar a otro lugar.

 

M.O.D.A

Fotografía realizada por Lucía Moya en el Fnac de Málaga

 

La música de este grupo de muchachos de Burgos queda lejos de considerarse un soplo de aire fresco, puesto que fríos y helados ya estamos, sino una suave brisa cálida en pleno invierno. Ellos aúllan en nombre de Nadie, son la voz del pueblo y sus coros evitarán que lo olvidemos. Si Hemingway hubiera presenciado aquello, Málaga sería la fiesta y no París.

El encuentro finalizó entre aplausos, abrazos y firma de discos. El grupo se mostró cercano a su público, atentos, no descuidaron a ninguno de sus espectadores, los cuales estuvieron horas haciendo cola, aguardando el momento en que las puertas abrieran. Sin embargo, todo lo bueno se acaba. O no.

La Maravillosa Orquesta del Alcohol (la M.O.D.A.) comienza oficialmente su gira el 3 de noviembre en Burgos. Las entradas ya se encuentran a la venta para el resto de ciudades:

 

M.O.D.A

A nosotros sí que nos hubiera gustado “quedarnos a vivir en ese instante” .

¡Qué viva la música y nos vemos el 12 de enero en la sala París 15!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *