Impresiones tras ver “Stranger Things 2” junto a 4,6 millones de personas

(Courtesy Netflix / Netflix)

Stranger Things 2 o como ver una serie en menos de un fin de semana, y no fui la única pues           diversas fuentes afirman que más de 4,6 millones de personas hicieron lo mismo que yo. 

 

Las redes sociales echaban humo el pasado 27 de Octubre y es que la nueva temporada de Stranger Things, la serie de los hermanos Duffer, se había estrenado en Netflix. Y eso olía a que me iba a atragantar con más de un spoiler. La gente estaba como poseída con el nuevo estreno, y tenía que averiguar el por qué.

 

Voy a ser sincera y por ello digo que la primera temporada no logró atraparme lo suficiente como para hacer de la serie una de las esenciales de mi lista, o incluso la dejé sin finalizar. Hasta que llegó la nueva temporada y los teasers desvelaron hechos me que producían bastante curiosidad. Necesitaba saber por qué la mayoría de la población estaba tan absorvida con la nueva temporada, así que me remangué y terminé la primera, cuyo último capítulo me dejó en shock y consiguió lo que los anteriores no: engancharme.

 

Así la anterior decepción desapareció y entré en el verdadero mundo de Stranger Things, un mundo que se levantaba muy por encima de la primera temporada, la cual se hace casi innecesaria para entrar en el verdadero núcleo de la historia. Momentos “ochenteros” que me parecieron alucinantes y que con una dosis igualitaria de terror, la convertían el viaje perfecto entre las aventuras de Los Goonies y la atmósfera de Twin Peaks (no he visto ninguna comparación con ella, raro es), con un mundo paralelo lleno de monstruos como en La Niebla de Stephen King, con toques de heroísmo a lo Indiana Jones por parte de Hopper (con sombrero incluido) y más sabiendo que 1984 (el año en el que se ambienta la serie) se estrenó Indiana Jones y el templo maldito, (Mad) Max en el nombre de la nueva niña (recordemos el momento Furia en la carretera de esta 2ª temporada o el rapado a lo Imperator Furiosa de la pasada temporada) o Los Cazafantasmas. Tengo que destacar el momento guiño a este film, sin duda uno de mis favoritos en general:

 

 

 

 

Otro momentazo es el de Encuentros en la 3ª Fase con el cielo brumoso que Spielberg en su momento se agenció con leche vertida en agua, mostrando la epicidad en los efectos especiales de la época.

 

 

Stranger Things

© NETFLIX / D. R.

 

 

Y no sólo eso pues Eggo, (la marca de Gofres a la que es adicta Eleven/Once) en real.

 

Anuncio que aparece al inicio de la promo oficial de Stranger Thing 2:

 

 

En general, Stranger Things está plagada de guiños a blockbusters de los 80s , 90s e incluso actualidad, apostando así como el mejor publicista en apoyarse sobre la nostalgia insertada en los más adultos, con esa idea de que el pasado fue mejor y en el recuerdo de una generación de millennials que de pequeños pudimos soñar despiertos con creaciones audiovisuales fabulosas, que desplegaban a nuestro alrededor mundos inimaginables y que ha día de hoy no puede ser comparada con nada, por su escasez en pos de otros temas.

 

Volviendo a la temática de la propia serie, en ella aparecen multitud de problemáticas como la del mundo del revés, el luto por Eleven y Barb o problemas de la familia de Will (no salen de una cuando ya se meten en otra) que hizo que no despegara ojo de la pantalla. Y no sólo eso, apareció un nuevo personaje que hizo que mi nostalgia se multiplicara x 1000, y no es otro que ¡Sean Austin! Al verlo en pantalla se me encogió el pecho, un guiño tremendamente medido a la inspiración principal de la serie; Los Goonies.

 

Hay que decir que la promo española de Stranger Things fue de lo más curiosa, pues se ha permitido que Netflix España utilizara personajes castizos de nuestra cultura popular para la promoción. Contando con Leticia Sabater (recordemos que presentaba aquel mítico programa de “A mediodía, alegría”, antes de la denigración total), apareciendo como una Barb a la española (personaje que desaparecía en el capítulo Upside Down de la primera temporada). Quizás Netflix España se dejó llevar por la emoción, pero no voy a opinar demasiado en este caso.

 

 

 

 

Y es que con Stranger Things hemos hecho lo que estamos acostumbrados movidos por la pasión; traer la serie a nuestra realidad más cercana, y un ejemplo de ello es como el equipo de Fotogramas tuvo la genial idea de pedirles a Gaten Matarazzo y Caleb McLaughlin que interpretasen hits de los 80s, entre ellos “Bailando” de Alaska y los Pegamoides:

 

 

 

 

Otro de los vídeos virales que hemos visto y que sí vi acertadísimo ha sido utilizar la figura de Paco Lobatón, que esta vez se aventuraba a ir en busca de Eleven:

 

 

 

 

Destacar en esta temporada la evolución de Steve al mundo nerd y del “pardillismo” más heroico, pues cuida en diferentes momentos del grupo de aventureros, que a veces necesitan bastante ayuda para no morir en planes en los que los demoperros están incluidos. Un personaje que no se ha quedado atrás y que ha sabido amoldarse a la ruptura con su novia, encontrándose a sí mismo.

“Puede que sea un novio de mierda pero soy un buen canguro”, le dice a Nancy cuando se compromete a cuidar de Dustin, Mike, Lukas y Max. Porque él y Nancy ya no están, pero respeta su decisión y la apoya.

 

 

ACTITUD. (Netflix)

 

 

No voy a olvidarme de su relación con Dustin. Una relación en la que ambos se reencuentran y que les ayuda a olvidar el momento de desamor que viven, teniendo en común el no poder conseguir el afecto de las chicas que quieren (Mad y Nancy).

 

 

THE BROMANCE. (Netflix)

 

 

Y podemos estar tranquilos porque los hermanos Duffer han confirmado que habrá hasta una 4º temporada, hecho que me sube el ánimo tras haber devorado esta segunda temporada y sin haberme saciado.

 

Por último mostrar esto dos vídeos que muestra la complejidad a la hora de construir una serie con tantas referencias externas. Chapó por los Duffer.

 

 

 

Una serie plagada de momentos que solo aquellos nacidos en los 80 y principios de los 90 podemos llegar a apreciar en toda su amplitud pero que sin embargo, puede ser disfrutada por el público en general para introducirse en un mundo desaparecido que pervive en la memoria colectiva y ha regresado para quedarse por bastante tiempo, o eso espero.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *