“Blade Runner 2049” o como filmar una secuela perfecta

Hacía cuatro años que sabía de la producción de la secuela de uno de los clásicos más populares de la ciencia ficción: Blade Runner. Tras la noticia, diferentes sentimientos surgieron en mí. En un principio emoción, para dejar que la suplantara el temor de ver convertido uno de mis filmes favoritos en otra trampa de efectos visuales atronadores y una vertiginosa trama, llena de complicaciones innecesarias. Todo ello para aturdir al espectador y hacerle creer que el cine es eso: ruido y clichés enrevesados con diálogos manidos.

 

Blade Runner 2049 no aturde, ni mancilla la memoria de su predecesora. Es una secuela que ante todo respeta y en base a eso, se desarrolla por sí misma.”

Tenía miedo ante la falta de química entre lo actores protagonistas y sobre todo entre Ryan Gosling y Ana de Armas, quien se ha dejado llevar por el viento del éxito a Estados Unidos y le está yendo bastante bien (imagino a quienes no apostaron nada por ella cuando estrenó su última película en España, Por un puñado de besos). Pero he de decir que desconocía la capacidad de Ana de Armas de transmitir en pantalla mucho más que otros actores  más asentados en la meca del cine y no solo eso, de hacer creíble su personaje con un toque de cálidez necesaria dentro del film.

 

Una vez llegado el día del estreno, compré mi entrada con un cosquilleo en el estómago, propio de vivir aquella experiencia que anhelas. Y es que ver Blade Ranner 2049 ha sido eso, un compendio entre disfrutar una producción del presente con un lenguaje propio del cine del pasado y eso señores, ha sido espectacular.

 

 

Blade Runner 2049 no aturde, ni mancilla la memoria de su predecesora. Es una secuela en toda regla que respeta y en base a eso, se desarrolla por sí misma. Como un ente que nace de la memoria de lo magnífico, irguiéndose con su propia carisma y personalidad, dadas por un director que da sentido a la palabra artista: Denis Villeneuve. Así Ridley Scott ha pasado el testigo generacional, dando la oportunidad de que Blade Runner 2049 sea lo que es.

 

 

“Un film dibujado con una fotografía que, sencillamente provocaba la sinestesia de tocar una extensa gama cromática y multitud de texturas.”

 

 

Y no son gratuitos mis halagos ante tamaña obra, pues se puede paladear cada fotograma y cada encuadre, pensados al milímetro.  Un film dibujado con una fotografía que, sencillamente provocaba la sinestesia de tocar una extensa gama cromática y multitud de texturas, provocando la interiorización de diferentes conceptos sin la necesidad de diálogos, de una forma magistral. Esto se da gracias a la labor de un director de fotografía como Roger Deakins, quien trabajaría durante semanas con Villeneuve antes de la filmación. Y no olvido hablar de la banda sonora creada por Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch, contando también con clásicos como Elvis y Frank Sinatra, que provocan una atmósfera única. 

 

 

 

 

La película va más allá y respeta todo lo que su predecesora dio como verídico en el mundo visual creado por Ridley Scott. La tecnología, el vestuario y los escenarios hacen mantener presente en todo momento la precuela y el tempo hace que sea una creación audiovisual en la que el contenido es lo preponderante. Es una historia que no necesita que acontezca con fuegos artificiales, pues el propio mundo creado es lo más espectacular. Por encima de ello poco pudiera apreciarse, sino los pequeños detalles que lo hacen único. En ella puedes darte cuenta de lo que supone la decadencia de la naturaleza, o como la concepción del ser humano se disipa de forma perturbadora. Para ello necesita ese tempo, para que podamos discernir y valorar aquello que rezuma esperanza en un mundo distópico y lleno de podredumbre.

 

 

Blade Runner

 

 

Me voy, no sin olvidarme de recomendar el visionado del cortometraje Blade Runner 2011: Black Out (lo podéis encontrar al terminar el artículo), animación de Shinichirô Watanabe (Cowboy BebopAnimatrix), antes de la continuación de Villeneuve. Un corto en el que se relatan hechos que aparecerán en Blade Runner  2049, haciendo mucho más comprensible y extenso el mundo de los replicantes.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *