María, una informática cordobesa en Cambridge

Hoy destacamos la trayectoria de María Pérez Ortiz, cordobesa con más de sesenta trabajos publicados, uno de los seis primeros premios de investigación de la Sociedad Científica Informática de España (SCIE) y la Fundación BBVA y con una estancia de investigadora en Cambridge, lugar desde el cual la entrevistamos. Un ejemplo de cómo la fuga de cerebros ha afectado a múltiples campos de investigación en España,  provocando que los jóvenes con talento excepcional opten por países como Reino Unido, por las facilidades que los mismos les otorgan, para desarrollarse en los áreas que primero soñaron en sus ciudades natales.

 

María cuando empezó a estudiar no imaginaba que la investigación en el campo de la informática fuese una opción, ya que como ella misma dice “uno comienza la Universidad sin saber muy bien las posibles opciones al terminar y es difícil encauzar tu carrera temprano”. En un principio quería crear agentes de inteligencia artificial para videojuegos, pero más tarde se daría cuenta que la inteligencia artificial tenía mucha más aplicabilidad al mundo real, como en la medicina. Ese es el camino que más la atrajo y desde entonces, hace casi ocho años, se desarrolla como investigadora. Un camino en el que se ve inmersa a largo plazo, para ayudar a construir una nueva concepción de la sociedad.

 

“Comienzas la Universidad

sin saber muy bien las posibles opciones

al terminar y es difícil

encauzar tu carrera temprano”

 

Uno de los logros que más orgullosa le hace sentir es el haber realizado el doctorado, pues durante meses (o incluso años) “tu vida gira en torno a una temática concreta”. Comenta como respecto a esto la situación que se da en España no ayuda pues “los estudiantes de doctorado experimentan mucha frustración e incertidumbre, en relación a lo que pasará cuando terminen”. En su caso fue una situación especialmente difícil, ya que inició el doctorado cuando la crisis comenzó a notarse más e hicieron muchos recortes en investigación. No obtuvo la ansiada beca de doctorado y ¿qué significó? Pues que trabajaría a tiempo parcial en otros proyectos, dejando la tesis para su tiempo libre.

 

Aprovecho y abordo cuestiones que para mí son sumamente interesantes como el futuro de las gafas de realidad virtual. Me explica como no han llegado al público genérico como se esperaba y cuenta “que no hay un solo motivo”. Para ella es una tecnología emergente y hay mucho trabajo que hacer, empezando por el abaratamiento de los dispositivos o investigar más sobre la sensación de náusea que se produce en muchos usuarios. Por ello esta tecnología no está aún preparada para revolucionar el mercado y la sociedad, lo que no quiere decir que en un futuro no acontezca.

 

Me cuenta como “el futuro será lo que queremos que sea, porque nosotros lo estamos creando”. No imagina un mundo distópico en relación al avance de las tecnologías. Asegura que “se avecinan cambios muy importantes y en cincuenta años podríamos estar viviendo en un mundo muy diferente. La revolución de la inteligencia artificial podría cambiar por completo el mercado de trabajo y esto nos haría crear nuevas estructuras”.

 

María Pérez Ortiz

 

Hay dos campos que atraen especialmente a esta cordobesa: la biomedicina y la sostenibilidad medioambiental, “la investigación aplicada me motiva mucho porque veo como todo lo que estoy haciendo puede ayudar a mejorar la sociedad”. Ejemplo de ello es el proyecto en el que colaboró para crear un modelo de asignación donante-receptor en trasplante hepático que está ahora en validación virtual en varios hospitales españoles, antes de que se implante como sistema de ayuda a la decisión del médico.

 

Su labor como investigadora la desarrolla en Inglaterra, ya que allí “hay muchas más oportunidades de financiación y la “endogamia” es mínima, problemas que sí se dan en el sistema español”. Otra de las diferencias más destacables es que “en España se premia exclusivamente la trayectoria, con el sistema de puntos que tenemos impuesto en el mundo académico, cuando en Reino Unido se premia también el potencial”.

 

Hablando sobre la situación de la mujer en España su visión es que aquí el número de mujeres que estudia informática hace unos años era mayor. Curiosamente descendió el porcentaje cuando la carrera pasó a llamarse Grado en Ingeniería Informática, descendiendo el número de mujeres un 60 %. “Nos da miedo esa palabra”, dice, “por los estereotipos que la sociedad nos marca”. En la actualidad son muchas las empresas de nuevas tecnologías que buscan diversidad, por lo que se cuenta con las mujeres informáticas. Aunque también afirma que “no creo que sea la forma de incentivarlas a estudiar estas carreras más tecnológicas. Necesitamos dar una visión real, de que es una carrera divertida, con mucha salida, con la capacidad de trabajar en temáticas muy diferentes.” De esta forma habla de uno de los principales problemas  de género en investigación y docencia, el problema de la autoimposición de las estructuras marcadas y ¿por qué? Pues porque las mujeres en un entorno como ese no creen que en ellas pueda haber valía. Esto desentraña la Agencia de Evaluación del Profesorado Española (ANECA), ya que en su sección de autoevaluación las mujeres generalmente reciben peor nota con respecto a hombres con un currículum parecido.

 

Terminamos hablando sobre la fuerza que el feminismo ha ido adquiriendo en España en el último tiempo y dice alegrarse por el peso que está adquiriendo, pues era algo necesario para la sociedad. También comenta como “hay todavía mucha desinformación, entre jóvenes y no tan jóvenes. Personas que dicen que no lo necesitamos a día de hoy o que hablan de hembrismo a la mínima.”

 

Quizás España no nos proporcione las oportunidades laborales que tanto deseamos pero ejemplos como María nos hacen ver que no sólo aquí podemos desarrollarnos profesionalmente. Comenzar de cero en el extranjero no siempre es un camino fácil, pero para algunos es la única opción. La lucha contra la frustración y el desdén es constante y el abatimiento no es una opción.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *