La única cueva de origen marino visitable de Europa se encuentra en Málaga

A 12 km de la capital malagueña, en Cala del Moral, encontramos las cuevas del Tesoro, la única cueva de origen marino visitable en Europa.  Su formación submarina la caracteriza con galerías y habitáculos erosionados por el mar, es por ello que podremos observar paredes lisas y redondeadas, con curiosos recovecos; su formación se produjo bajo el nivel del mar y debido a el choque de placas tectónicas  empezó a emerger la cueva, es entonces cuando empiezan a darse filtraciones de agua dulce dotándola de estalactitas y estalagmitas propias de las cuevas de formación terrestre.  Así queda conformada la cueva del Tesoro, con cerca de 500 metros de galerías y una zona de lagos.

Sala de los lagos

Sala de los lagos

En ella podemos encontrar vestigios desde el Paleolítico hasta la ocupación árabe, pasando por  época fenicia y romana. Los restos arqueológicos: industria lítica (sílex, cuchillos pulimentados, una punta de flecha Solutrense, arpones óseos) cerámicas, restos óseos (cabe destacar el hallazgo de dos cráneos completos)  pulseras y algunas monedas que han fomentado la leyenda de que entre las galerías se haya un tesoro; se conservan en el Museo Arqueológico Nacional, de Madrid, aun así se pueden observar réplicas en el recinto malagueño. No podemos olvidar el hallazgo de pinturas rupestres en rojo y amarillo localizadas en una sala cerrada al público por el bien de su conservación.

Múltiples mitos y leyendas envuelven la historia de estas cuevas; se dice que en ella se escondió Marco Craso, cónsul de la república, huyendo de la persecución de Mario y Cinna en el 86 a.C (en la obra Vidas Paralelas, Plutarco describe la gruta donde se refugió el romano coincidiendo con la formación submarina de esta cueva) así como la leyenda de un tesoro escondido por los árabes en el siglo XII, por no mencionar una inmensa cantidad de mitos sobre fantasmas y seres increíbles que habitaban la cueva fruto del imaginario de los convecinos.

La leyenda del tesoro varía según autores,  algunos hablan de cinco reyes moros que escondieron grandes riquezas, mientras otros se centran en Tasufin Ibn Ali, tercer emir almorávide que se escondió con su séquito y un ostentoso tesoro en la cueva.

Incursiones en la cueva.

El mito del tesoro despertó en muchos la necesidad de entrar en la cueva en búsqueda de riquezas desde el siglo XVII, pero el personaje más celebre, o que más tiempo invirtió en la búsqueda, fue Antonio de la Nari, El suizo, quien a mediados del siglo XIX, se dedicó a abrir galerías con dinamita, lo cual le costó la vida en 1847 alcanzado por una de sus explosiones. Su trabajo mediante barrenos transformó parte de la estructura original de las cuevas; dejando como legado un pozo, conocido como El pozo del suizo, y una leyenda de que su fantasma merodeaba por las galerías.

En 1918  el abate Breuil realiza un artículo en la revista L’Anthropologíe, tomo XXXI, titulado Nouvelles cavernes ornées paleolithiques dans la province de Málaga. En él hace una descripción de las pinturas rupestres, y a su vez las relaciona con las pinturas de signos rojos de la Cueva de la Pileta de Benaoján.

Dejando a un lado las incursiones de fanáticos del tesoro, nos encontramos con el trabajo de Don Manuel Laza Palacio, quien dedicó cuatro décadas al estudio de la cueva. A él le debemos el hallazgo del santuario de Noctelica, uno de los tres más famosos del sur peninsular (junto el del peñón de Gibraltar dedicado a Hércules, y el de Cabo de Gata consagrado a Venus).  También encontró un candil con seis monedas de oro de época almorávide que no hicieron más que crecer el mito del tesoro escondido.

Salas

Sala de la Virgen, la primera de las estancias, que recibe el nombre porque fue descubierta el día del Pilar (12 de octubre) por Laza Palacios, quien colocó una imagen conmemorativa en una abertura de la misma sala.

Sala de Marco Craso, recibe el nombre por la posible estancia del cónsul en la cueva durante meses tras huir de Roma.

Sala de las pinturas, cerrada al público.

Sala del águila recibe el nombre debido a una formación rocosa que asemeja a un ave lanzada en picado.

Sala de Noctiluca (diosa consagrada a la noche y la luna), esta sala es de notable importancia, no sólo por contener el altar fenicio a la divinidad donde se realizaban sacrificios de animales, sino por el gran trasfondo histórico que engloba al origen de nuestra ciudad. Malaka significa Reina, se trata de la esposa mística de Eshmun. Laza Palacios declaró,: «Yo he tenido la suerte de localizar este santuario prehistórico, en el que está el germen de la ciudad de Malaka; ese santuario lunar, esa gruta prehistórica viene a ser la matriz en la que se engendró la vida ciudadana de la antiquísima Malaka (…) Cuando tras penosa excavación pudimos penetrar en las recónditas salas del fondo de la cueva del Higuerón o del Suizo, pude advertir que junto a una extraña figura de piedra caliza, que aparenta la figura de una mujer envuelta en un manto». Del mismo modo, la descripción que hace Tito Livio de la forma que tenía la imagen de la diosa Cibeles, la madre de los dioses, que es esta misma diosa mediterránea, me llevó al convencimiento de que la cueva del Higuerón fue el santuario prehistórico del que habla Festo Avieno en su poema histórico-geográfico. Y, aún más, si recordamos que entre las escasas pinturas rupestres descubiertas por Breuil en esta gruta figura una cabeza de cabra montés, que es animal consagrado a la diosa lunar”

Altar fenicio a la diosa Noctiluca

Altar fenicio a la diosa Noctiluca

Sala del volcán, recibe el nombre por el aumento de temperatura que en ella se da, además de su enorme profundidad.

Sala de los lagos, se trata de la sala con mayor filtración de agua dulce, por lo que la caracteriza un mayor número de estalactitas y estalagmitas, así como tres lagos de formación natural. Cabe decir que el equipo de las cuevas ha tenido que dotar a los lagos de movimiento, para así evitar el estancamiento y podredumbre de las aguas.

Invito a todo el mundo a recorrer esta atípica cueva, única en nuestro continente y que tanta magia acoge; es un maravilloso paseo al interior de nuestras tierras, de nuestra historia.

HORARIO Invierno (del 16/09 al 14/06): 10:45 / 11:30 / 12:15 / 13:00 / 15:45 / 16:30 y 17:15. Verano (del 15/06 al 15/09): 10:45 / 11:30 / 12:15 / 13:00 / 16:45 / 17:30 / 18:15 y 19:00.
PRECIOS

Adultos Niños (0-3 años) Infantil (4-14 años) 3ª Edad
Individual 4,65 € Gratis 2,75 € 2,75 €
Grupo 4,35 € Gratis 2,55 € 2,55 €

 

 

 

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *