La Casa Invisible y el Ayuntamiento: conflictos que amenazan la cultura

El Ayuntamiento no cesa en su intento de cerrar La Casa Invisible. El pasado 23 de marzo la policía local intentaba desalojar, una vez más, La Invi. Finalmente, el desalojo no fue exitoso pero la policía logró precintar la barra impidiendo, de esta manera, la venta de bebidas y alimentos en el centro cultural de la calle Nosquera. Pero ¿Qué es exactamente La Casa Invisible? ¿Por qué el Ayuntamiento de Málaga intenta desalojarlo? ¿Cuáles son las posibles soluciones a este conflicto? Desde Pez Magazine os respondemos a todas estas preguntas. Para ello hemos entrevistado a Amanda Romero, abogada encargada de defender a La Casa Invisible.

 

La Casa Invisible

Fuente: lainvisible.net // Manifestación en defensa de la Invisible en 2015

 

¿Qué es La Casa Invisible?

La Casa Invisible o La Invi, como popularmente se le conoce, es un centro social y cultural de gestión ciudadana. Se fundó cuando, en 2007, un grupo de vecinos habitaron un edificio histórico público, situado en la Calle Nosquera, que estaba en desuso. Entre los principales objetivos de La Casa Invisible están: fomentar la autoorganización ciudadana para trabajar por la justicia social, estimular la creación de cultural de artistas locales y crear procesos de formación para la ciudadanía en distintos ámbitos como el político o el artístico.

 

La Casa Invisible

Fuente: paisajetransversal.org // Patio de La Casa Invisible

 

Para desarrollar y cumplir estos objetivos, La Invi realiza actividades culturales y políticas semanalmente. Actividades que pueden ir desde un concierto hasta un debate sobre temas de actualidad. Y es que es innegable que La Casa Invisible cumple un papel cultural único en la capital malagueña. La repercusión artística que tiene se extiende por todo el territorio español e, incluso, traspasa sus fronteras. Entre las personalidades que han pisado este histórico inmueble se encuentran: el músico Kiko Veneno, el ganador del Premio Nobel a la literatura Darío Fo, la periodista Naomi Klein o la filósofa italiana Silvia Federicci.

 

La Casa Invisible

Graffiti ubicado en el interior de La Invisible

 

Origen del conflicto entre la Casa Invisible y el Ayuntamiento

El conflicto que existe entre La Invisible y el Ayuntamiento de Málaga no es nada nuevo. Ya en el año 2007, el año de la okupación del edificio, el Ayuntamiento de Málaga gobernado por el Partido Popular intentó sacar el inmueble a concurso público. Tras varios intentos de desalojo por parte del gobierno municipal, en el año 2011 se firma un Protocolo de Intenciones. Con este acuerdo entre La Casa Invisible y el consultorio, el Ayuntamiento otorgaba la cesión durante un año del inmueble. Si en este periodo La Invisible cumplía una serie de requisitos (memoria trimestral de actividades con interés público y la constitución de una Fundación) se les otorgaría la cesión indefinida del edificio.

En el año 2012, cuando la cesión temporal llegaba a su fin, La Casa Invisible había cumplido los requisitos dictados en el acuerdo. En este momento, La Invisible iniciaba el proceso para la adjudicación directa del edificio. La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento, en marzo de ese mismo año, emitía un Informe Favorable a la Cesión del Inmueble. Tras cinco años repletos de actos culturales y formativos en La Casa Invisible, la cesión parecía inminente. Pero, en ocasiones, no todo es lo que parece. En el mes de abril se escribe un informe jurídico que La Casa Invisible no recibiría hasta el año 2015. En este informe se apelaba, como único impedimento para la cesión, la necesidad de justificar el interés público de las actividades realizadas en La Casa Invisible. Por lo que, este documento, es utilizado para frenar la cesión del espacio a la Fundación de los Comunes.

 

La Casa Invisible

Hashtag utilizado por La Invisible para lograr la cesión

 

Desarrollo y situación actual del conflicto

Tras años sin saber nada acerca de la cesión y la solicitud de numerosas reuniones, el Ayuntamiento acepta reunirse con La Casa Invisible a principios del año 2015. A lo largo de ese mismo año el alcalde, Francisco de la Torre, acuerda iniciar un nuevo expediente para la cesión del inmueble. Esta era una buena noticia para la Fundación de los Comunes pero, sin embargo, suponía un volver a empezar en los procesos ya realizados. La Invisible debía justificar que las actividades realizadas en el inmueble eran de interés público. Para ello, se presenta un dossier en el que se describen las actividades realizadas en La Invisible desde 2007 hasta 2015. Además, en el año 2016, La Casa Invisible acordaría con la GMU (Gerencia Municipal de Urbanismo) un Plan de Rehabilitación del Edificio. A pesar de este acuerdo, el Ayuntamiento seguiría sin procesar la cesión del inmueble.

En octubre del año de 2017, La Invisible inaugura la exposición Guerra- Tiempos de Conflicto. Una de las obras artísticas de la exposición mostraba una bandera de España con forma de horca. A partir de este momento, el grupo municipal de Ciudadanos decide entrar en este conflicto. De esta manera, la polémica obra artística sería utilizada, por parte de Ciudadanos, como arma para atacar a La Invisible. Este grupo político presentaría días después una moción para sacar La Casa Invisible a concurso público. La moción sería aprobada por C’s y el PP, anulando, así, las negociaciones retomadas en 2015. Numerosos intentos de desalojo por parte del Ayuntamiento dan continuidad a un conflicto que parece no tener fin.

 

La Casa Invisible

Obra artística responsable de la poémica.

 

La Invisible no se rinde

Amanda Romero asegura que los contínuos ataques a La Invisible forman parte de una estrategia política y económica, ya que la Fundación de los Comunes ha hecho todo lo que había acordado con el Ayuntamiento. Además, Romero teme que el intento de desalojo de La Casa Invisible se trate de una ofensiva directa al derecho de la libertad de expresión. Y es que sin duda alguna, el arte sin censura que ofrece La Invisible puede llegar a ser incómodo para el poder. Por otro lado, La Invisible denuncia la intención de PP y C’s de echar a los vecinos que viven en el centro poniéndolo en mano de empresarios y hosteleros.

 

La Casa Invisible

Fuente: lainvisible.net // Fachada de La Casa Invisible

 

La ciudadanía malagueña es consciente del papel que cumple La Invi. Por ello, los vecinos y vecinas se han lanzado a la calle en varias ocasiones para defender La Casa Invisible. La última movilización fue el pasado 10 de marzo, una manifestación que ni la lluvia pudo aguar. Miles de personas marcharon con dos consignas muy claras: “La Invi se queda” y “La cesión es la solución”. En estos tiempos de incertidumbre, La Casa Invisible sigue haciendo lo que lleva haciendo más de una década, llenar de arte y cultura la capital malacitana.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *