PRENDA/PROPIA revela su intimidad en Art&Breakfast/3

Disponer de un espacio propio es necesario; un lugar propio, como diría Virginia Woolf. Un hábitat donde reflexionar y envolvernos de nuestra propia introspección. Un refugio emocional donde pensar, pero también alimentar nuestra intimidad. Ese espacio que marca el límite con el exterior, que nos permite tomar conciencia de nosotros mismos frente al mundo. Un territorio propio, nunca invadido, un lugar de desconexión donde huir para observar el mundo, para escucharnos y disfrutar de la incertidumbre, de la intuición, de la obsesión o de la imaginación que despierta los sentidos a través de la creatividad.

El proyecto PRENDA/PROPIA concebido para la habitación 307 de la feria de arte emergente Art&Breakfast/3, gira en torno a todo esto. Luisa Redondo y María Terrón, comisarías de esta exposición, aúnan para ello a cinco artistas, mujeres, malagueñas y granadinas, cuyas obras se recogen en estas ideas como nexo común para la consecución de un discurso fuerte y atractivo que se remarca, aún más, con la sola presencia femenina.

Todas ellas lo dejan claro nada más entrar en ese pequeño espacio íntimo para contemplar, observar y mirar, creado para la ocasión «Si se precisa de un lugar propio para la creación, por qué no concebir uno análogo para la revelación; en el que las creadoras dialoguen íntimamente entre sí y el espectador asuma su rol de voyeur. Entonces, lo íntimo se ofrece en prenda para completar el proceso artístico».

 

intimidad

Detalle de uno de los carteles promocionales del proyecto para Art&Breakfast/3, PRENDA/PROPIA, para la habitación 307 con captura del videoarte de Florencia Rojas.

 

El desnudo vulnerable, lo íntimo, lo bello del contacto se plasman en el vídeo arte de Florencia Rojas, con una delicadeza casi que se puede sentir al girar la mirada nada más entrar. Es una imagen sincera, una caricia que se agradece, sin provocación; bella, sensible y suavemente sublime. Hay paz y tranquilidad en el transcurso del tiempo que ocupan los gestos en terminar su acción personal, interior y profunda. Una pieza, sin duda, muy delicada, que interesa por la desnudez, la cama y las sábanas del dormitorio donde se establece ese diálogo oculto entre los cuerpos anónimos y el espectador.

 

intimidad

Modelados vaginales cubiertos por esmalte y realizados por Paloma de la Cruz (incluídos en el proyecto PRENDA/PROPIA)

 

 

intimidad

Bidet – Pieza de Paloma de la Cruz incluída dentro del proyecto PRENDA/PROPIA

 

La intimidad del cuerpo también aparece con forma, textura y color en las piezas de Paloma de la Cruz. Colocadas a modo de reliquias dentro de unos pequeños cajones, siendo capaces de engañar a los sentidos y subvertir significados de una forma bastante interesante. La mirada se ve inmersa en un juego de signos contradictorios que plantean una ruptura lingüística y formal. Deja de lado patrones impuestos configurando una nueva visión erótica del cuerpo femenino y de sus recovecos. Sus modelados vaginales permiten una apertura en cuanto a técnica ya que, dependiendo de la propia posición que adopta la artista, el objeto final tiene una forma absolutamente diferente al resto.

A través del efecto encaje, con su intrínseca connotación erótica, nos enseña lo íntimo, lo personal y lo privado desde un punto de vista, tanto conceptual como decorativo, evocando esos contrastes entre lo interno y lo externo (dentro y fuera). Todas estas piezas, junto al bidet, también esmaltado, provienen de la muestra individual erótica inversa que se realizó hace unos meses en la Facultad de Bellas Artes de Málaga.

En el ámbito de las sensaciones, Anabel Perujo nos presenta varias obras de pequeño tamaño y una intervención que gira en torno a la naturaleza en general, y la piedra en particular. Encontramos una caja con un sistema de luces y sombras ideado por la propia artista, en la cual trata de manera muy personal las hojas de pilistras allí colocadas. Al otro lado de la cama, sobre la mesilla y en íntima conexión con los moldes vaginales de Paloma, vemos la obra reliquia de Noelia, un dedo tallado en piedra de una manera bastante exquisita con todo lujo de detalles.

 

Piezas de Anabel Perujo (arriba) y Paloma de la Cruz (abajo). Habitación 307 – proyecto PRENDA/PROPIA

 

 

prendapropia

Pieza de Anabel Perujo –reliquia de Noelia– para la habitación 307 (proyecto PRENDA/PROPIA)

 

En la intervención, la piedra se vuelve una forma más de dibujar en el espacio que, junto a la capacidad modificadora y, quizás, metafísica de la luz como elemento plástico, aúna las propiedades de todos ellos jugando un poco con el azar. En este ámbito, el color muestra los efectos cambiantes del bajorrelieve, de la talla y de los materiales que en ellos se incrustan bajo la fisicidad del agua, que se distribuye a modo de riachuelo, donde pasa el tiempo y sus reflejos provocando esa sensación de hábitat natural que atrapa y tranquiliza. Junto a estas piedras, situadas dentro de la bañera, y cubiertas por agua, se encuentran otras dos colocadas en los lavabos que recogen mensajes que, en función de la luz, se recalcan o desaparecen ante nuestros ojos.

 

intimidad

Detalle de la instalación de Anabel Perujo en el baño de la habitación 307 (proyecto PRENDA/PROPIA)

 

 

intimidad

Detalle de la instalación de Anabel Perujo en el baño de la habitación 307 (proyecto PRENDA/PROPIA)

 

Las producciones de Pepa Mora e Irene Sánchez Moreno también se entroncan en la vía de lo natural y/o de la naturaleza. De lo general a lo particular se exponen casi en diálogo continuo; los grandes paisajes naturales de Irene en contraste con los detalles botánicos que ofrece Pepa, nos plantean ciertos retos receptivos. La huella del ser humano aparece diseccionada frente la gran sublimidad del paisaje desbocado y bello, sin embargo, siempre queda patente de alguna manera u otra en sus cuadros. Los contrastes son fuertes, pero no menos su plasticidad en el tratamiento del paisaje, con esa gran carga estética en la que solo rigen las propias normas de una escena donde se siente lo profundo, lo infinito y lo místico.

 

intimidad

Una de las obras de Irene Sánchez Moreno incluida en el proyecto PRENDA/PROPIA

 

Ese sentimiento desbordante ante la inmensidad del mundo contrasta con los pequeños detalles que nos proporciona Pepa y sus dibujos. Aunque acostumbrada a los grandes formatos, para esta ocasión, nos obsequia con trabajos más pequeños, pero no por ello de menor importancia, realizados en papel de calco con tinta azul en los cuales compone, de forma automática y sin levantar el lápiz, estas pequeñas y delicadas porciones de naturaleza donde el proceso se erige más importante que el propio efecto final.

 

intimidad

Obras de Pepa Mora incluida en el proyecto PRENDA/PROPIA

 

PRENDA/PROPIA ocupa un lugar donde se proyectan sentimientos que sirven como espejo de la propia existencia, donde lo íntimo, en lo finito del espacio, se vuelve contradicción con el mundo. De este proyecto brota la experiencia humana a través de un proceso de diálogo natural y orgánico, en el que se sugiere “el aparecer” de ese refugio perfecto e íntimo donde la existencia implica a la acción, en esa suerte de lugar simbólico que acoge al visitante y lo imbrica, haciéndolo participe de esa intimidad que ya no pasa desapercibida cuando entra a la habitación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *